RAUL BECERRA, EL GOLEADOR PATAGONICO



Es una de las incorporaciones de Chicago para el campeonato de la B Nacional. Convirtió 14 goles en Almagro durante la temporada pasada. En el archivo encontramos esta entrevista realizada en el Deportivo Oeste de Clarín, el año pasado, luego de su debut goleador en el Tricolor.

Embalado en plena carrera frena el balón con la pierna derecha, evade a un defensor, pisa el área y de zurda define cruzado. Gol con clase. Una jugada de potrero de parte de Raúl Becerra, el delantero de 23 años que nació a 2.636 kilómetros de Villa Raffo, donde Almagro desconcertó y superó a Morón. El 9 tricolor oriundo de Santa Cruz descolló en su debut en la B Metropolitana. Sereno, mate en mano, dialoga en el living del departamento de Barracas que comparte con su novia Mariana y su cuñado Rodrigo.

–¿Se podía empezar mejor?
–(Sonríe) Nos salió todo redondo, el técnico (Alejandro Méndez) nos pedía que tengamos la pelota, que le demos valor al juego y eso hicimos. Estábamos ansiosos por jugar y Morón se sorprendió con nuestro conocimiento.
–¿Qué te pide el entrenador?
–Que defina la jugada y que participe en la creación. Si estoy estático no le sirvo al equipo, además no tengo que depender de un centro.
–¿Con qué objetivos llegaste?
–La idea es hacer la mayor cantidad de goles, para beneficiar a Almagro y también a mi persona. Aunque no es gratificante andar bien y que al club le vaya mal.
–Llamó la atención tu destreza para manejar la pelota pese a tu altura: 1, 88 metros.
–Es que hasta los 21, mientras había llegado al Argentino B, jugué al fútbol de salón porque me divierte. Hasta armé con mis amigos un equipo "Los Uvitas". Ahí adquirís técnica, tenés la pelota constantemente, lo contrario al fútbol de 11.
–¿Cuánto influye el clima frío y hostil de la Patagonia para jugar bajo techo?
–La actividad en gimnasio es mayor que al aire libre porque entre el frío y el viento es difícil jugar. Y eso que hay muchos terrenos.
–¿O sea que no jugaste en canchas con césped natural?
–Hasta los 18, cuando se construyó la primera cancha con césped sintético, jugaba sobre la tierra con pedregullo, los botines a los cuatro partidos no tenían tapones. No quedaba otra. Era eso o nada.
–¿Siempre fuiste goleador?
–Jugué en un montón de posiciones: arranqué de central, después de volante derecho, luego enganche y me definí por ser delantero cuando jugué profesionalmente, ya que me costaba desplazarme.
–Justamente, en el Argentino B jugaste en Alianza de San Juan, Huracán de Tres Arroyos y Juventud de Pergamino, ¿qué aprendiste en el recorrido?
–En San Juan pude palpar la realidad del fútbol. Soporté los atrasos en el sueldo, vivir sin plata. Allí, me convencí que tenía que aguantar si quería jugar al fútbol. En Tres Arroyos peleé el ascenso y en Pergamino cumplí buenas actuaciones (NdeR: hizo 12 goles).
-¿Cada vez más próximo a cumplir el sueño de Primera?
–(Mueve los brazos) A veces el sueño se hace tan distante y a veces lo ves tan cerca (hace una pausa), hay que ser cauto.
–Lo mismo sucedía con la ilusión de llegar a Buenos Aires...
–(Sonríe) ¡Es cierto!
Becerra, el goleador patagónico.

* Entrevista de Fabián Rodríguez publicada en el Deportivo Oeste de Clarín, el martes 9 de agosto de 2011.
* Fotografía: Lorena Lucca.

Comentarios

  1. lo de patagonico lo creo, lo de goleador por ahora...

    ResponderEliminar
  2. Manden este expediente a UATRE !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!