EXPEDIENTE Nº 0002: URIEL PEREZ


Grito a grito llamó la atención de Chicago. Uriel Pérez convirtió 12 goles para San Martín de San Juan, en la temporada 2003/04 de la B Nacional, y se sumó al proyecto del Torito, que venía de jugar tres años en Primera. Desde Cuyo, el delantero llegó a Mataderos con la fuerza del Zonda. Su estreno ocurrió en Jujuy, en una caída con Gimnasia (2-1), donde reemplazó a su compatriota Daniel Baldi. Seis días después, Ricardo Rezza le otorgó la posibilidad de debutar como titular ante la Comisión de Actividades Infantiles, de Comodoro Rivadavia. Esa misma tarde, el uruguayo tuvo su bautismo en la red a través de un penal que generó el triunfo por la mínima diferencia en la República.

Uriel fue un delantero con técnica, que podía retrasarse para gestar juego con Mariano Monrroy, Ramiro Leone y César Carranza. Su pico de rendimiento fue en la séptima fecha, ante San Martín de Mendoza: metió un golazo de chilena que abrió el camino para la victoria (3-1) en Mataderos, en ese entonces el puntero del torneo. Ese gran estallido que provocó el equipo se apagó al ser derrotado por Huracán (0-2), en Parque Patricios. Con el correr de las fechas se empezó a evidenciar que Pérez insinuaba demasiado y concretaba poco. Sólo un gol ante Talleres (1-2), en Córdoba, desde los doce pasos. Por esta razón, Rezza se inclinó por el tridente Carranza, Guevara y Simone. Un gran acierto que hizo repuntar a Chicago, que perdió el torneo Apertura por una dolorosa e increíble derrota con Godoy Cruz (2-3), de local, en la antepenúltima fecha.

Uriel festeja junto a Darío Cavallo (Clarín).
Las esperanzas se renovaron cuando Sergio Batista asumió en lugar de Rezza. Uriel Pérez ingresó a la alineación titular por el hueco que dejó Carranza, cedido a Colima de México, y cumplió en el debut ante Tiro Federal (1-0), en Rosario. Su mejor mini racha llegó en ese inicio del Clausura 2005: dos goles contra Gimnasia de Jujuy (2-2), en Mataderos, y otro en la fría caída con la CAI (1-2), en Comodoro. El Checho confió en el uruguayo, aunque casi siempre fue reemplazado. Un aviso de su futura relegación. En la 10ª fecha perdió el puesto con Guevara, a partir de ese momento tuvo pocos minutos de acción. Vaya paradoja, su último partido fue ante su ex club: San Martín (0-1), en San Juan. Y el destino lo llevó nuevamente a vestir la camiseta del Verdinegro de Cuyo en el segundo semestre de 2005.

A principios de 2006 fichó para Oriente Petrolero, que había clasificado al repechaje de la Copa Libertadores. Apenas duró 20 días su excursión por Bolivia. Dejó el club, junto a Nelson Agoglia, después de recibir una paliza (0-6) con River en el Monumental. Su carrera continuó en Almagro, un torneo en Platense y dos temporadas en Defensores de Belgrano. A los 33 años dejó de jugar profesionalmente. Ahora se dedica a la representación de futbolistas como Aureliano Torres, Ribair Rodriguez y Claudio Pérez, entre otros.

Comentarios