EXPEDIENTE Nº 0005: FABRICIO SIMONE


Tres operaciones en su rodilla izquierda adelantaron su retirada. Hoy tiene 34 años, debería festejar sus goles, pero grita los de sus representados, su actual ocupación, luego de ser vendedor de autos y empleado de Migraciones. Fabricio Simone dejó la actividad en 2008 por una lesión en los ligamentos cruzados. La historia de hoy, comenzó en julio de 2004, cuando cumplió su mejor etapa profesional. El delantero surgido en Estudiantes de La Plata buscaba estabilidad y contundencia. En seis años de carrera, desde su debut en 1998, registraba ciclos por cinco clubes: el Pincha, Ciudad de Murcia (Segunda B de España), Universitario de Perú, Instituto de Córdoba y el Ionikos de Grecia. Hasta allí siempre tuvo la misma sentencia de irregularidad y baja efectividad en la red.

En Mataderos se ganó el respeto del hincha porque encontró el espacio propicio para sus cualidades. Simone representó el prototipo de delantero buscado por Ricardo Rezza: estatura respetable (1, 89), paradero desconocido y por ende, deseo de protagonismo. Debutó como titular el 22 de agosto de 2004, en Jujuy, ante Gimnasia (1-2). La mayoría de las veces hizo dupla de ataque con Uriel Pérez. El primer gol lo hizo ante Unión (1-0) en Santa Fe, por la sexta fecha, en una victoria necesaria para el equipo tras dos empates con Ferro (1-1) y Racing de Córdoba (0-0). Allí empezó su despegue con otro tanto a San Martín de Mendoza (3-1), que marchaba puntero. Luego fue la mejor pieza en la derrota ante Huracán (0-2) en Parque Patricios, y volvió a celebrar ante El Porvenir (2-0).

Simone festeja con Serrano, Leone y Carranza.
Después de varias fechas convirtió el segundo gol ante Chacarita (2-0), en un gran triunfo en Mataderos donde César Carranza anotó el primero. Chicago estaba en racha de victorias: 2-0 al Funebrero, 1-0 a Defe y 1-0 sobre San Martín de San Juan. La cuarta llegó ante Defensa y Justicia (2-0) con un doblete de Simone, en la cancha de Arsenal, un domingo en el que el Torito fue alentado por 6.500 personas. La ilusión se cortó en casa con Godoy Cruz (2-3). La fiereza de Fabricio continuó ante Sarmiento de Junín (3-1) con un gol de elevada facturación al anticipar a la defensa. Siempre que el “Negro” convirtió, el equipo ganó en ese Apertura 2004. El tercer puesto a cuatro unidades del campeón, Tiro Federal, hizo que Rezza dejara el puesto y no se valorara con real dimensión a ese elenco.

Fabricio Simone continuó como titular con Sergio Batista. En ese Clausura 2005 de la B Nacional, metió tres goles: ante Ferro (1-1 en Mataderos, con corte de luz incluido), otro contra Talleres de Córdoba (3-1 en San Lorenzo) y uno a Juventud Antoniana (1-2, en el Nuevo Gasómetro). El rendimiento individual y colectivo bajó. Existía nerviosismo, más cuando temporalmente la AFA decidió quitarle nueve puntos por incidentes ante Huracán, en Mataderos (0-2). El 9 fue expulsado ante San Martín de San Juan (0-1), antes de que le devuelvan los puntos al "Torito". Dos victorias en las últimas dos fechas contra Sarmiento (3-0) en Junín y sobre Belgrano (2-0) en Ferro, le dieron el décimoquinto puesto en el torneo y el sexto en la temporada. Se logró clasificar al Reducido por una Promoción con Primera, pero Chicago fue eliminado por Atlético Rafaela. Fueron los últimos partidos de Simone con la camiseta verdinegra. Sin ser brillante, cumplió.

Se despidió del fútbol en su ciudad, Mar del Plata.
Aldosivi ascendió a la B Nacional y adquirió su pase para el torneo 2005/06. Jugó en el club de su ciudad con altibajos y fue cedido a Ferro. En Caballito empezó con el pie derecho, pero en septiembre de 2006 sufrió la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla izquierda. "Todo ese tiempo fue una cagada", le contó al Diario Olé. Después de nueve meses retornó a las canchas, cortó una racha de 817 minutos sin goles verdolagas y ayudó para que Ferro se quedara en la BN. Volvió a Mar del Plata y en una práctica pisó mal: “Era un fútbol reducido, nada exigente. Me lesioné solito. La pierna me hizo como patito (sic) y sentí dos ruidos. Pensé que eran las adherencias que suelen quedarte de las operaciones. Pero en los movimientos siguientes, la pierna se me iba para cualquier lado. Estoy destrozado”.  Intentó regresar, pero otra vez la misma piedra en su camino, en junio de 2008, así explicó su situación en la revista "Animals": “Pasé por cinco o seis especialistas y nada. Mi organismo rechazaba el injerto y tuve que largar a los treinta".  

-Agradecimiento a Daniel Mases por la fotografía del expediente.

Comentarios

  1. QUE JUGADOR SIMONE !!!!! CUANTO HUEVO !!!! ME DIO MUCHA LASTIMA CUANDO DEJO DE SER JUGADOR DEL VERDE, TENIA TODAS LAS CARACTERISTICAS PARA IDENTIFICARSE CON EL CLUB.
    GRAN EXPEDIENTE !!!! GRAN JUGADOR !!!!
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  2. Yo no se en ese campeonato para que mierda dejaron ir a rezza y trajeron a batista... otra muestra de que no nacimos para proyectos a largo plazo...

    ResponderEliminar
  3. Gran delantero! sin dudas que se hubiese ganado un gran lugar si seguia ... y aparte no se para que mierda dejaron ir a rezza y trajeron a batista en ese campeonato .. otra muestra mas de que no nacimos para proyectos a largo plazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!