Lucas Simón: "EL MEJOR PARTIDO DE MI VIDA"

Para recordar el triunfo ante Huracán, en 2006, Expediente Chicago entrevistó a Lucas Simón, autor de un doblete latente en la memoria verdinegra. Desde Chile, el delantero de Palestino relató los goles y las vivencias en Mataderos: "Lo más hermoso que viví en mi carrera".

"9 de corazón", la tapa inolvidable del Suple Ascenso de Olé.

Una victoria histórica y épica. La memoria colectiva decidió denominarla "el día de los dos goles de Simón". El 29 de abril de 2006 Chicago venció 2-1 a Huracán, en Parque Patricios, con un doblete del delantero y por las agallas emocionantes del equipo, que jugó con nueve futbolistas durante la media hora final por las expulsiones de Wernly y Nicolás Sánchez y estiró aquel invicto a 13 partidos. Una exposición de garra y juego para un conjunto que consiguió con dramatismo (fiel a la historia) el tercer ascenso a Primera.

"En ningún momento pensé que lo íbamos a perder. Nosotros dimos el máximo", recuerda Lucas Simón desde Chile, donde juega para Palestino. Pasaron seis años de aquella tarde magnífica, de consagración colectiva e individual de un pibe de 19 años: "Ese fue el mejor partido de mi vida. No solo por mi rendimiento sino también por el resultado que obtuvimos, fruto del esfuerzo grupal. Muchas veces jugué bien pero fueron pocas las que logré conseguir victorias tan buenas".

Cada elemento de ese partido fue trascendental. La gente dio cátedra de aliento con 10.000 gargantas, Daniel Vega generó atajadas estupendas, y en el banco de suplentes, Rodolfo Motta se inclinó por Lucas Simón (venía de convertirle a Aldosivi -1 a 0- en Mataderos) sobre Rodrigo Astudillo (5 goles). "Fue importantisimo porque necesitaba continuidad y esos partidos me ayudaron a agarrar confianza y sobre todo, a acostumbrarme al juego del equipo titular. Las declaraciones previas de Rodolfo (NdeR: "Sería una picardía dejar afuera a Simón") las escuché un tiempo después y me gustaron, el hecho de estar en el esquema titular fue fundamental para mí",  contó el oriundo de Mar del Plata hace 26 años.

El festejo del primer gol junto a Carranza y Zarif (La Nación).

"El Verdinegro estaba haciendo un buen trabajo, y más allá de la polémica en el primer gol, el resultado no era injusto", describe la crónica de Pablo Pisani para el Diario Olé. Chicago era más que Huracán y consiguió la apertura del marcador a los 24 minutos. Así lo vivió el goleador: "La jugada empezó con un centro al área de Zarif y terminó con una serie de rebotes que me hicieron llegar la pelota, con el arco solo. Nada más tuve que empujarla y salir a festejar. En el momento no pensé que estaba en fuera de juego, después en la semana vi las repercusiones".

Había clima de final, con pierna fuerte, y el Torito se excedió: Cristian Wernly recibió la tarjeta roja a los 11` del ST. Apenas 300 segundos después, Darío Maccarone expulsó injustamente a Nico Sánchez, de manera directa. Allí afloró el coraje colectivo, ante el dominio de Huracán. El Indio Vega mostró sus cualidades de arquero de elite y Lucas Simón, su valentía a los 30`. "Después de robarle la pelota a Cellay en la mitad de cancha empiezo a correr para adelante, sin esperar a nadie porque era el único arriba. De repente, me cerró un defensor (Jofré) y había otro (Cellay) atrás. Espere al que me seguía y cuando estuvo cerca enganché de derecha a izquierda y ellos se chocaron. Yo pasé, quedé mano a mano y definí de zurda al palo del arquero (Diego Pozo). Cuando ví que la pelota entró sentí una felicidad inmensa. Fue uno de los momentos más lindos de mi carrera", las palabras heroicas del 9.

Definición perfecta ante Pozo para el 2-0 parcial. Un golazo. (Olé).

Tiempo después fue adquirido por el Piacenza de Italia, su lugar nunca pudo ser reemplazado en la Primera: "Me costó mucho tomar esa decisión. Me fui del club con 19 años sabiendo que era mi casa y que cuando quisiera volver iba a tener las puertas abiertas. En cambio, una oportunidad así en Europa, si la rechazaba, no estaba seguro de que podría tener otra". En Mataderos será bienvenido, cuando guste. Llegó desde Cadetes de Mar del Plata, vivió en la pensión, y en su primera temporada completa convirtió 10 goles y todos con importancia. Cómo el que le hizo a Belgrano en Córdoba para conseguir el ascenso. ¿Qué significa Chicago en su vida? "Significa ver los colores verde y negro y sonreir. Mirar la imagen de un toro y volar. Ver a los jugadores levantar copas y saber que yo tengo una foto en mi casa, con una copa  llena de sacrificio, dentro del estadio de Mataderos, repleto de la hinchada más linda del mundo. Chicago fue lo más hermoso que viví en mi vida futbolística ".

-Autor: Fabián Rodríguez

-Agradecimientos especiales: 
A Lucas Simón por aceptar la entrevista, a Franco Gómez Vonella por enviarnos la tapa del Diario Olé, y a Daiana Vitale por la edición de la imagen. 

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!