jueves, 15 de noviembre de 2012

LA DOLFINA CAMPEON CON LA VERDINEGRA

Se cumple una década de la conquista de La Dolfina en el 109º Abierto Argentino de Polo con la camiseta de Chicago. Los hinchas del Torito pusieron su aliento en Palermo, entre el glamour de los perfumes importados, y festejaron con Adolfo Cambiaso y compañía.

Castagnola, Juan y Sebastián Merlos, y Cambiaso. (Foto: Aapolo.com)

Nadie habría imaginado la apertura del cerrojo. El polo es restrictivo por su idiosincrasia, pertenece a la clase económica dominante del país, sin intenciones de inclusión hacia el resto. Lo sucedido en el 109º Abierto Argentino de Polo marcó un punto de ruptura a una tradición. Fue un acontecimiento único sin reiteración con el paso de los años, lamentablemente. El orgullo de marcar otro punto de diferencia pertenece a Chicago. 

Olé llevó el tema a su tapa.
La historia arrancó durante el segundo semestre de 2002. Adolfo Cambiaso y Bartolomé Castagnola, líderes  de La Dolfina, debían cambiar la camiseta porque se asemejaba a la de Ellerstina. "A Adolfito se le ocurrió utilizar el verde y negro de Chicago. Los colores eran espectaculares y no los tenía ni un equipo del exterior", contó "Lolo" en una entrevista con "La Nación". Pero, ¿de dónde surge este gusto por la verdinegra? "Cuando éramos chicos el viejo de Lolo Castagnola nos llevaba a la cancha de Chicago porque es fanático. Después usamos la camiseta y le tomé cariño. Aunque yo soy de River", confesó Cambiaso al "Diario Olé" en 2006.



"Cuando metí a la hinchada de Chicago me quisieron matar y estuvo buenísimo", declaró el mejor polista del mundo. Esa gran alegría fue para pocos.El glamour se veía empañado. La final del 15 de noviembre de 2002, entre La Dolfina e Indios Chapaleufú II, fue presenciada por 20.000 personas, de los cuales el 80% apoyaba al equipo de la familia Heguy, en parte por su tradición y también porque molestaba la presencia de un público diferente, especial y de sentimentos genuinos. 

Tilger, Argüello, Cambiaso y Maxi Ortiguera. (Foto: Olé).

Desde el arranque del primer chukker (así se denominan a los ocho períodos) el ambiente en la cancha N° 1 se tornó futbolero: bombos, banderas y humo verde y negro llevaron los 200 hinchas del Torito. “La Dolfina/ponga huevo/que esta tarde/hay fiesta en Mataderos” y “La Dolfina/es un sentimiento/no puedo parar”, fueron las canciones más escuchadas. "El aliento de la gente fue fundamental para ganar. Les agradezco de corazón", describió Cambiaso. La Dolfina después de dos finales perdidas logró imponerse por 20-16 (con 16 goles de "Adolfito") y así conquistó el Abierto Argentino de Polo. También fue una victoria para la historia de Nueva Chicago.  

1 comentario:

  1. La verdad que ese año de la Dolfina fue historico, epopeyico diria !!!! lo que causó en la gente ( hinchas propios y agenos ) fue increible !!!!
    Las imagener recorrieron el mundo.... esa vez los de chicago dimos la nota, una vez mas, pero de una linda manera !!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!