LA ULTIMA VEZ: ALMIRANTE 0 CHICAGO 1...


"¿Quién? ¿Chicago Bulls? Chicago es un clásico, pero vamos a ganarle con el corazón y con la garra de Almirante porque son un equipito y no le vamos a regalar nada ¡Mirá cómo estará Chicago que el capitán es Talín!", eso declaró Daniel Bazán Vera, referente de Almirante Brown. Fue una semana previa con demasiadas palabras. En Mataderos, sólo Facundo Talín había dicho: "Que juegue en Primera y hablamos". Más allá de las chicanas, el "Torito" concedió su respuesta más contundente en la cancha. 

"La Fragata" navegaba con viento a su favor, se ubicaba segundo en la B Metropolitana luego de seis victorias consecutivas con marcada solidez defensiva: César Monasterio llevaba siete partidos sin recibir goles. Y también tenía mucho poder de gol con Rubén Ferrer, Bazán Vera y Federico Maraschi. Mientras que el equipo que conducía Leonardo Ramos llevaba cuatro partidos sin ganar, con derrotas ante Flandria (1-2) y Colegiales (0-1) en Mataderos. Había muchas incógnitas, por eso el entrenador uruguayo decidió jugar 4-4-2 (bien cerrado) y metió cuatro cambios: entraron Rodrigo Gómez, Esteban Giglio, Facundo Lemmo y Leíto Ramos por Gastón Erviti, Cornejo, Domenez y Carboni. 


Esa noche del martes 20 de octubre de 2009 fue muy significativa para el equipo. Probablemente, lo mejor de esa temporada en la que Chicago se ubicó debajo de la mitad de tabla. ¿Las claves de la victoria? Este fue el análisis global realizado por Chicago Total. "Un triunfo arrollador, desde la actitud, ante una Fragata que naufragó por confiar más en las palabras que en las expresiones deportivas propias. Almirante Brown no supo aprovechar que el Verdinegro jugó durante media hora con un hombre menos (...) El Torito careció, nuevamente, de creación aunque lo contrarrestó con sacrificio táctico para que el Mirasol no lo lastimara".

Hernán González recibió la tarjeta roja a los 18 minutos del complemento y el juego parecía destinado al empate sin goles. "En ese momento Rocaniere entró por Leíto Ramos y Ruiz quedó solito adelante. Por su parte, Giunta armó un sistema ofensivo (3-3-1-3), pero La Fragata no encontró los caminos para vulnerar a la sólida defensa de Chicago (...) A los 38', Centurión falló un tiro libre que parecía fácil y el Mudo los enmudeció a todos con un remate cruzado". Tanto se había hablado en Isidro Casanova y vaya paradoja, el "Mudo" Ruiz dejó sin palabras  a todos los que esperaban una victoria de Almirante Brown... 

Comentarios