EXPEDIENTE Nº 0008: HORACIO CARDOZO


En dos ocasiones Nueva Chicago contrató a Horacio Cardozo como refuerzo para la segunda parte de una temporada: en el Clausura 2002 y en 2007. Este volante central tuvo diferentes rumbos con la camiseta verdinegra. En su primera etapa fue un pilar del equipo para mantener al “Torito” en Primera, mientras que en el último paso cumplió una actuación de reparto, con altibajos, y quedó afuera de la formación titular que sufrió el descenso ante Tigre, en la Promoción.

“Pelusita”  debutó el 30 de mayo de 1999 en Estudiantes de La Plata, frente a Huracán (1-1). Para enero de 2002, apenas superaba los 40 partidos en el “Pincha” y en la consideración de Néstor Craviotto se ubicaba detrás de Raúl Cascini (previo al paso por Boca) y Ariel “Pepi” Zapata. Ante la búsqueda de continuidad aceptó la oferta de Chicago, que era dirigido por José Luis Brown y Héctor Enrique. Los técnicos pretendían un volante defensivo, luego que se cayera la llegada de Diego Villalba, jugador que habían tenido en Almagro.

Ante Fabbiani, en Mataderos (Popular).
El 16 de febrero de 2002, Cardozo vistió la camiseta número 34 en su primer encuentro como titular y fue con una sonrisa por la victoria (1-0) sobre Colón en Mataderos. Desde su estreno demostró coraje. Durante el ciclo de la dupla, compartió la línea media de tres volantes con Julio Serrano y Julián Kmet. Para la novena fecha, ya había nuevo propietario del banco de suplentes: Francisco Ferraro. Después de sufrir una goleada (0-4) con Huracán en la República, “Pancho” pasó a jugar 4-4-1-1 y el doble 5 fue inamovible: Horacio Cardozo - Juan Huerta. Tuvo buenas actuaciones ante Banfield (2-0), en Español, y contra Boca (0-0), en La Bombonera, donde controló a Juan Román Riquelme y estuvo cerca de convertir un gol. Se ganó el cariño de la gente por la valentía y el sacrificio exhibido: en la última jornada ante Belgrano (2-1) jugó de volante izquierdo. Con esa victoria el equipo sumó 48 puntos en la temporada 2001/02 y se mantuvo en Primera.

Volvió a Estudiantes (LP), durante cuatro años tuvo mayor protagonismo y jugó la Copa Libertadores, pero se perdió la etapa más dulce: consagrarse en el Apertura 2006. Para ese entonces, era jugador de Quilmes. Luego de seis meses en el “Cervecero”, rescindió su contrato y como Diego Simeone no lo tuvo en cuenta, apareció la oportunidad de retornar a Mataderos ante la ida de Cristian Pellerano a Racing. Rodolfo Motta había pedido a Diego Castaño (Tigre) o a Jesús Méndez (Rosario Central). Las negociaciones no progresaron y a pesar de ser un futbolista de diferentes características se incorporó: "Volver a Chicago es un desafío muy importante. Tengo buenos recuerdos de este club", le expresó a "Olé" el 7 de enero de 2007. Para ese entonces, su look había mutado, se parecía al cantante Lenny Kravitz. 

La cargada a Gimnasia en 2007 (Olé).
A los pocos días, vivió una polémica: el 28 de enero en un amistoso con Gimnasia (1-0) en La Plata, cargó a los “Triperos” por el campeonato de Estudiantes y casi se arma un lío. El 11 de febrero, con la número 5, tuvo su reencuentro con Chicago y dejó una impresión muy positiva contra Racing (1-1), cuando le ganó el duelo a Pellerano. Esa imagen sufrió una distorsión por un bajón en el nivel sumado a las lesiones. Carlos Ramacciotti tomó las riendas del "Torito" y lo incluyó como titular ante Banfield, por la novena fecha. Ese día convirtió un gol y quizás por eso se apagaron las luces del estadio... El partido se suspendió, cuando el Verdinegro ganaba 2-1. En ese tramo, “Pelusita” jugó cinco partidos consecutivos como volante izquierdo. Después perdió el puesto y jugó sus últimos 13 minutos con la camiseta verdinegra el 17 de junio de 2007, en el triunfo (2-0) ante Newell´s, que posibilitó acceder a la peor pesadilla: la Promoción con Tigre.

"Vine acá porque tenía la posibilidad de jugar en Europa, de hacer una nueva experiencia en otro fútbol. La realidad era que necesitaba un cambio, salir de lo que era Estudiantes y lo que me había pasado en Nueva Chicago, cuando tuvimos la mala suerte de descender ", le describió a "Cancha Llena" desde Grecia, donde jugó en Asteras Trípolis junto a Lucio Filomeno e Israel Damonte. Esta excursión continuó por AO Kavala en 2010/11, un club que luego sufrió el descenso por arreglar partidos. A principios de 2012 cruzó el Atlántico y fichó en Colo Colo, por recomendación de Rodrigo “Calule” Meléndez, ex compañero en Estudiantes (LP). Actualmente, con 33 años, se mantiene en el primer nivel.   

-Fabián Rodríguez

Comentarios