EXPEDIENTE N° 0010: DANTE POLI


Pelota bajo la suela, encerrado entre la línea final y la lateral, de espaldas a sus compañeros y con un atacante de Newell´s encima suyo. No había salida. En décimas de segundos, Dante Poli resolvió el problema y salió con la pelota al pie. ¿Cómo hizo? Levantó el balón con su pierna izquierda, hizo un jueguito y le tiró un sombrero al delantero rojinegro. Con simpleza y exquisitez jugaba este extraordinario defensor chileno, que cruzó la Cordillera junto a Nelson Parraguez en el verano de 2003 para vestir la camiseta verdinegra en el  Clausura y en la Promoción, que dejó al "Torito" en Primera. 

Elogiado por sus compañeros y por los espectadores, se ganó en 20 partidos a la gente de Chicago. No necesitó de gestos populistas, con su talento enamoró a los fieles verdinegros. Llegó a Mataderos con 26 años, en la curva descendente de su carrera. ¿Cómo es eso? A pesar de su juventud, su trayectoria estaba marcada por una lesión en la rodilla izquierda que sufrió en 1996, cuando jugaba para Universidad Católica. A partir de ese suceso, Dante padeció dolores crónicos causados por osteocondritis. Durante su estadía en Argentina le costaba entrenarse, aunque no fue un impedimento para demostrar su jerarquía.  

Antes y después: en el sub 17 y las constantes lesiones (La Tercera).

"Después de Elías Figueroa (el mejor futbolista de la historia de Chile) fue el zaguero central con más condiciones que surgió. Lo complicó una lesión", opinó su compatriota Manuel Pellegrini en 2003, cuando era entrenador de River. Esta admiración de los chilenos comenzó en 1993, cuando Poli jugó con 16 años de segundo marcador central de la selección Sub 17 que finalizó tercera en el Mundial de Japón. Una anécdota de ese torneo fue el partido por el tercer puesto ante Polonia. De entrada metió un gol en contra, luego subsanó el error en un ataque en el que le cometieron un penal que convirtió Sebastián Rozental, la figura del equipo. Dos años después, integró el Sub 20 en Qatar 1995, convirtió un gol ante España (3-6), pero "La Roja" quedó afuera en primera ronda.

Las expectativas generadas en Universidad Católica quedaron truncas por la lesión. A pesar de ello, Poli no se rindió y consiguió una prueba en una gira amistosa del Manchester Unided. El 30 de agosto de 1997 jugó 25 minutos en Old Trafford, en el empate (1-1) contra Inter de Milan. Unos días después, disputó un período ante Bratislava de Praga (2-2). El chileno compartió vestuario con el arquero danés Peter Schmeichel y el excéntrico David Beckham, pero Sir Alex Ferguson decidió no contratarlo. Oficialmente se adujo que no pasó la revisión médica, aunque los dueños del club inglés tenían fichado a Jaap Stam, la muralla holandesa...

Dorsal 35, la camiseta que vistió Dante Poli en Chicago. 

En la U Católica no tenía lugar, tuvo pruebas en Unión Deportiva Las Palmas (Segunda de España) y en Ajax de Holanda. Siempre con la misma conclusión: no apto para el alto rendimiento. Cansado de las frustraciones, en 2003 aceptó una oferta de Néstor Gorosito, a quien tuvo de compañero. Debutó en Chicago el 16 de febrero del 2003 ante Boca (0-2) en La Bombonera, marcando a Guillermo Barros Schelotto y a Marcelo Delgado. En la tercera jornada convirtió de cabeza su único gol ante Lanús (2-1). Su nivel fue en progresión, con picos de rendimiento en Rosario ante Newell`s (2-2) y en el Monumental contra River (1-1). Disputó todos los encuentros, sólo faltó contra Banfield (0-3) cuando "Pipo" guardó el equipo que luego venció a Argentinos (1-0 y 2-0) en la Promoción. "Estamos felices. Nos sacamos una gran presión de encima. Era algo que nos merecíamos", describió el central. Otro lujo de jugador que pasó por Mataderos.

A los pocos días fichó en Skoda Xanthi de Grecia, pero en septiembre ya estaba de vuelta en Chile porque el técnico no lo tuvo en cuenta. En 2004 firmó en Unión Española, donde se consagró subcampeón sin convencer en su rendimiento. Estuvo cerca de firmar en Talleres de Córdoba hasta que JJ López le bajó el pulgar, y en 2005 se fue a jugar con su amigo Rozental a Puerto Rico Islanders (Segunda División de la MLS). Sus rodillas dijeron basta en 2006, a los 29 años. Ahora, se convirtió en comentarista en el Canal del Fútbol, de su país.

-Fabián Rodríguez
-Agradecimientos especiales: a Ernesto Orlando por cedernos una foto de su camiseta. Y a Daiana Vitale por los diseños y la edición de las imágenes.

Comentarios