LA BOCA DEL TORO

Hermosilla pateó y los defensores de Racing miran... (El Gráfico).

"Mataderos estaba en La Boca y surgió la comparación: pocos equipos del fútbol argentino, apenas los más grandes y con rachas a favor, son capaces de llenar los dos pisos de las entradas popular. Para Chicago era un mérito a la vista, un aval para seguir siempre en domingo", esa fue la descripción halagadora que publicó la revista El Gráfico. Ese 5 de febrero de 1983, "La Bombonera" mutó de colores, dejó el azul y oro tradicional y adoptó la combinación verdinegra. El "Torito" fue visitante de Racing en los papeles, pero se sintió local. Rompió los esquemas de fidelidad para los equipos humildes. Marcó una diferencia y también una tendencia.

Hoy se cumplen 30 años de esa noche en la que Chicago se enfrentó con Racing por la 38ª fecha del Metropolitano de 1982, que finalizó en febrero del '83 porque se retrasó su inicio por la disputa del Mundial de España y no por el conflicto bélico en Malvinas... Pero aquel sábado hubo un festejo de libertad, en plena dictadura militar. El "Verdinegro" jugaba su primer año en la máxima categoría, sumaba 26 puntos. Si perdía volvía a la Primera B, si empataba iría a un desempate con Quilmes y Unión (27), y si ganaba se cumplía el gran sueño de continuar en la A. La victoria no era imposible, la "Academia" (28) estaba sumergido en una crisis económica y deportiva, se había salvado del descenso en la penúltima fecha tras empatar con Instituto. Y como de costumbre, existían sospechas de sobornos. "Unión y Quilmes formaron un consorcio. Hay 150 millones de pesos para los jugadores de Racing si van al frente y nos ganan", protestaban en el vestuario visitante

Festejan Motta y Roque Erba
(El Gráfico).
A Chicago no le sobraban virtudes, pero venía en levantada. En las últimas cinco fechas había conseguido dos victorias (ante Instituto en Córdoba, y sobre River en Chacarita) y tres empates (Sarmiento, Newell´s y Argentinos), con el valor agregado de no haber recibido goles. Para esta final en La Boca, el gran Rodolfo Motta eligió a: Jorge Traverso; Mario Lucca, Claudio Larramendi, Oscar Loyarte, Juan Carlos Erba; Pedro Hermosilla Flores, Ricardo Fusani, Carlos Acuña; Roberto Vega, Mario Franceschini y Roque Erba. La tensión aumentó cuando el partido se demoró 20 minutos por la agresión de un hincha de Racing hacia un fotógrafo con un proyectil. Una vez que Claudio Busca pitó el inicio del juego, el "Torito" buscó la victoria. 

Cobertura de El Gráfico.
Natalio Gorín, histórico periodista de El Gráfico, hizo este comentario: "El cuadro de Mataderos obtuvo su gol, legítimo y merecido, porque lo buscó con orden y una buena dosis de inteligencia. Después Chicago se refugió en su defensa y Racing, sin motivación alguna, volvió a mostrar por qué anduvo en los últimos puestos". En el artículo titulado "Chicago festejó hasta el domingo", la revista deportiva más leída por los argentinos destacó: "Hizo el gol cuando terminaba el PT y el delirio se adueño de la tribuna visitante". ¿Cómo fue el gol? Así lo relató Víctor Hugo Morales por radio Mitre: "La toma Franceschini se va al área, trabó y ganó, le queda para  Hermosilla tiró a colocar... viene gooooooooool de Chicago a los 45 minutos del primer tiempo la puso como con la mano en el ángulo superior derecho. Nueva Chicago es el grito de la salvación..."

El "Torito" pisaba fuerte en La Boca. El héroe fue Pedro Hermosilla Flores, quien jugó en el club desde 1977. "Era un jugador bastante resistido por la hinchada y que él haya jugado y haya convertido el gol que hizo...", contó con admiración Carlos Acuña en el brillante documental "100 años, 1000 batallas". "El Mono Acuña me dijo `¿Negro no te diste cuenta lo que hiciste?`Que se yó, ya está", contó el autor de uno de los goles más importantes en la historia verdinegra. La noche, en que La Boca fue del Toro.

-Autor: Fabián Rodríguez
-Fuentes consultadas: Revista El Gráfico y documental "100 años, 100 batallas".

Comentarios

  1. Me acuerdo que el Gràfico, en su ultima pàgina, puso textualmente: Solo los grandes y andando muy bien, se pueden dar el lujo que se dio, la hinchada de Chicago ( disputando el descenso), llenar las dos bandejas visitantes de la cancha de Boca. SIN PALABRAS. CHICAGO, FUE, ES Y MORIRÀ GRANDE, POR ESO, LOS GRANDES NUNCA MUEREN

    ResponderEliminar
  2. También le fue anulado un gol a Fusani, es el día de hoy que me pregunto: Por qué lo anuló??? Un Golazo que no fue.-
    Ese día se realizó la caravana de la Alegría, cuando llegamos en los colectivos en la Boca no entendían nada.- José Luis Rivero

    ResponderEliminar
  3. Estuve esa noche.. junto a un Sr. que se llamaba Constantino, inmigrante polaco, quien me llevaba a la cancha. En honor a ese gran polaco, veterano de la IIGM, le puse Constantino a mi primer hijo.. Fue una noche emocionante.. ibamos en la caravana de la Fe y la Alegría, llenábamos todas las canchas.. recuerdo aún, como grité ese gol.. Gracias Hermosilla Flores y los toros que corrieron ese partido. Gracias Expediente Chicago por el recuerdo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!