EXPEDIENTE Nº 0012: MIGUEL CACERES


Pocos recuerdan la explosión que causó en "La Bombonera". Forma parte de ésos hechos que se convierten en leyendas. Hoy, el tipo relata su tarde de gloria ante la admiración de los vecinos de Campo 9, una ciudad ubicada a 213 kilómetros de Asunción. Muchos lo miran con desconfianza, no encuentran registro en su memoria. Lo cierto es que el 5 de noviembre de 2000, Miguel "El Bomba" Cáceres le metió dos goles a Boca, en el Apertura 2000. A ese equipo de Carlos Bianchi, Riquelme, Palermo, Oscar Córdoba y el “Patrón” Bermúdez. Hizo sufrir a esos mismos jugadores que semanas después se consagraron campeones  intercontinentales frente al Real Madrid en Japón... 

El atacante paraguayo jugaba para Rosario Central, conducido por Edgardo Bauza, y provocó doble impacto en el "Xeneize". En esa noche arrabalera, Cáceres sacudió al fútbol argentino con dos cabezazos que decretaron un empate emocionante (3-3). Esa no fue la única detonación en el torneo: convirtió un triplete sobre Los Andes (6-2) y otro doblete a Gimnasia LP (2-0). Ya había debutado en la red en su estreno ante Cerro Porteño (3-1), por la Copa Mercosur.  "Es un delantero muy potente, que a pesar de no tener mucha altura (1.80), salta muy bien. Haciendo una comparación con Pizzi, al que vino a reemplazar, Juan ganaba por anticipo y Miguel por fuerza", comparó José María Buljubasich, arquero del Canalla. ¿Cómo puede ser que un delantero con tremendo poder de gol tuviera tan mal desempeño en Chicago? 

Caricatura tras los goles a Boca
(La Nación)
La “leyenda de la Topadora” continuó en el Viejo Continente. Sus goles en Argentina llamaron la atención en España y fue fichado a préstamo por Levante, de la Segunda División. “Estoy ilusionado ojalá que la suerte nos acompañe para poder subir a Primera”, expresó al llegar al aeropuerto de Valencia. Una vez que pisó el suelo europeo, la fortuna le dio la espalda... Al poco tiempo sufrió la rotura del menisco externo de la rodilla derecha, la operación le dejó secuelas crónicas. Si bien marcó dos goles, perdió terreno y volvió a Asunción en agosto de 2001, para jugar con Olimpia. En ese entonces, era una fija en la lista de convocados por Sergio Markarian. Había jugado la Copa América en Colombia y varios amistosos, soñaba con Corea-Japón 2002. Pero se apagó su rendimiento por los continuos problemas físicos, se alejó del seleccionado y recaló en Badajoz. Y no es joda. Allí tuvo un paso fugaz y descendió a Segunda B. ¿Dónde encontró club? En Mataderos.

"Soy el típico centrodelantero de área. Me gusta participar de las jugadas de riesgo, pero reconozco que mi principal virtud es estar cerca del área y convertir", fue su carta de presentación el 30 de julio de 2003. "El Bomba" debutó con la verdinegra el 10 de agosto, en la caída (0-2) con Quilmes por la segunda fecha. Con el número 7, en su inmensa espalda, entró a los 12 minutos del segundo tiempo en lugar de Leo Ramos. Dos jornadas después, tuvo su estreno como titular frente a Olimpo (1-1) en Mataderos, y compartió el ataque con Daniel Tilger. Cáceres cumplió y volvió a estar entre los 11 en la derrota (1-3) con Colón, en Santa Fe, en el último partido del "Beto" Márcico. 

El 3 de octubre fue operado, otra vez, por una rotura de menisco externo... El regreso a las canchas se produjo en Rafaela. Ese 22 de noviembre, por la 15ª fecha, ingresó a los 33' del complemento por Matías Saad y poco pudo ayudar para que el "Torito" pasara del empate (1-1) con Atlético. Las molestias físicas y un nivel futbolístico muy bajo lo dejaron sin posibilidades en la consideración de Patricio Hernández. La última chance que tuvo fue ante Banfield (0-2). Esa noche en el Sur fue titular, como único punta abastecido por Elvio Martínez y Livio Prieto. La actuación individual fue deplorable y selló la despedida, sin ruido en la red adversaria y con insultos de la hinchada.

Luego de esta experiencia, “El Bomba” intentó jugar en Guaraní, pero no lo logró y se retiró de la actividad en 2004. Extrañó tanto a la redonda que en julio de 2009 (¡Seis años después!) se probó en 3 de Febrero de Paraguay. El estado físico no lo ayudó y no consiguió volver a integrar un plantel profesional. A partir de allí se radicó en su querido Campo 9, donde sus goles le abrieron el camino hacia Argentina y España. Cuentan por allí que perdió mucho dinero y que se dedica a entrenar equipos de la zona. También a criar ganado. Su caso vale como ejemplo. Demostró lo perjudicial que son los “amigos” empresarios de los clubes al momento de “meter” futbolistas. La historia se sigue repitiendo.

-Fabián Rodríguez
-Fotos: La Nación y La Capital.

Comentarios

  1. Muy bueno, excelente!!!!!. Siemprenos acordamos de los buenos, pero hacer memoria de los que pasaron sin pena ni gloria, esta bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me acuerdo q la "topadora" pintaba paa crack a nivel mundial y de selección, tmb recuerdo q en la Argentina era muy discriminado por su nacionalidad y origen Humilde, pero el doblete q le hizo a Boca en plena bombonera no se los quita nadie. Salud Cáceres!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!