EXPEDIENTE Nº 0013: CHRISTIAN FERREYRA


Ganó seis campeonatos en 13 años. La aventura de Christian Ferreyra en el fútbol de ascenso de Italia fue a puro éxito. Lejos del mediático Calcio, se instaló en el juego regional del centro sur de la península, entre las Series C1, C2, D y Eccellenza. Allí impuso su carácter, que le permitió desarrollar una extensa experiencia en Europa, donde comprobó que a pesar del poderío económico, en las categorías inferiores del “primer mundo” se viven situaciones similares a las acontecidas en nuestras tierras. Esas que presenció en Huracán (debutó en Primera en 1996) y también en Chicago, cuando fue uno de los baluartes del equipo que se salvó del descenso a la B Metropolitana, en la última fecha frente a Arsenal (2-2), en la cancha de Lanús el 27 de mayo de 2000.

Después de tres años en el “Globo”, en 1999 el “Cabezón” cambió de aire. De Parque Patricios se mudó a Mataderos: “Llegué por Walter Marchesi, a quien me encontré seis meses antes que agarrara. Me comentó que quería que me sumara si tomaba el equipo. Al poco tiempo asume y cumplió con su palabra. No podía desperdiciar esa chance, soy de Villa Celina y muchos de mis amigos son hinchas del club”. En ese receso invernal, también se incorporaron Ariel Codina, Germán Di Prinzio, Brian Fuentes y Claudio Campos, entre otros: “No había jugadores de nombre. Era un plantel con muchos jóvenes, como Facundo Argüello, Julito Serrano y Adrián Fernández. Junto a Claudio Arrevillaga, René Kloker, Damián Castellanos y Leonel Casiano éramos los más grandes”.

Con el actual DT, René Kloker, en el triunfo ante Morón (2-1).

El debut del volante central con la verdinegra fue ante Tigre (0-0), en Victoria, el 14 de agosto de 1999 por la primera fecha de la Zona Metropolitana de la BN. A lo largo de la temporada se presentaron inconvenientes financieros, institucionales y deportivos: “Fue un año dificilísimo desde lo económico, el grupo demostró su fortaleza para sacar adelante la situación. Además, nos mató no poder jugar en Mataderos (NdeR: la cancha estuvo clausurada diez fechas por no contar con el sistema antincendios). No teníamos esa fuerza que la gente le da al jugador y la presión que ejerce sobre el visitante. Igual, la hinchada demostró lo que era, por ejemplo, en el clásico que le ganamos (3-2) a All Boys en Ferro. Siempre nos acompañó”. Una muestra del aliento en las tribunas y del coraje de ese equipo fue ante Huracán, que dominó el torneo, pero que estuvo en jaque contra el “Torito” en la primera rueda, en el estadio de Ferro (1-2): “Me quería matar porque patea Carrizo, se iba a la tribuna, me pega a mí y hago el gol en contra. Habíamos hecho un buen PT. Y la vuelta fue difícil (NdeR: se perdió 1-4), ellos tenían un equipazo y los aguantamos media hora. Ese año Huracán fue como River el año pasado o Rosario Central ahora”.

Chicago sólo ganó cinco partidos, empató 18 y perdió 11, por eso quedó al borde del descenso en la última jornada, en la que bajó Deportivo Español: “Nadie esperaba que nos salváramos, la verdad que fue un milagro. Me acuerdo aquella final con Arsenal como si la hubiera jugado ahora. Tenía un gran equipo con Cuartas y Palavecino. Por suerte ya estaban clasificados al Reducido. Fue duro, pero pudimos empatarles y salvarnos. Fue el paso fundamental para subir a Primera al otro año”. Una mención especial al héroe de aquella tarde, Facundo Argüello: “Se iluminó demasiado (risas). No fue él, no estábamos acostumbrados a verlo de esa manera, hizo una jugada de Messi. Y después demostró su capacidad en el equipo que ascendió en 2001”.

Christian festeja un gol en Pro Vasto, en 2008.

Aquel fue su último partido en Argentina, después partió a Italia: “Fueron 13 años y tuve la suerte de ascender seis veces. Aprendí mucho tácticamente porque ellos se vuelven locos con la estrategia. Estás una hora y media moviéndote en la cancha. Después te das cuenta que te sirve mucho”. El principio de la estadía fue en Fidelis Andria, de la C1: “El equipo había jugado muchos años en Serie B. En el primer torneo jugué ante Palermo, en su cancha, con 40.000 personas. Y también contra Messina y Catania. No cambió mucho el nivel de juego”. Pero de a poco descubrió situaciones que también atravesó en Sudamérica: “Todos dicen que Europa es otra cosa, pero también pasan. Me acuerdo que peleábamos la permanencia, la situación empezó a ir mal y tuvimos que entrenar a puertas cerradas, con custodia de la Policía. Pasabas el peaje y tenías 250 hinchas que te querían matar. Yo pensaba que era más tranquilo y justo me tocó en los dos primeros años un equipo en el que te venían a apretar (risas), era una cosa de locos. Me acuerdo que al principio no entendía el idioma, se metían en el vestuario y hablaban en dialectos, ¡ni siquiera en italiano! Y yo pensaba ¿qué carajo me estarán diciendo?”.

El “Cabezón” logró cuatro ascensos entre 2002 y 2007, dos con Celano FC (de la Eccellenza hasta la C2) y dos con Valle del Giovenco (también arribó a la C2): “Hubo cosas muy lindas en categorías muy inferiores, como si fuera la D de Argentina. Hubo proyectos en el que viajábamos en avión privado para jugar de visitante, vestidos con saco y corbata, y concentrábamos en hotel cinco estrellas”. Luego agregó: “Me tocó jugar en el centro sur de Italia, donde viven el fútbol como acá y pude quedar en la historia de estos clubes. En el Norte son más fríos y cuando llegás del Sur te tratan como un ignorante”. Después jugó para Angolana, Pro Vasto (subió a la C2), Trivento, Sora (se coronó en Eccellenza), Fortis Trani y Marina Vasto para retirarse en octubre de 2012: “Mi idea era volver y retirarme, para estar cerca de la familia y amigos. Pero fue allá porque en los últimos dos años tuve  algunas lesiones me hicieron dejar: en el tobillo no tengo cartílago. Hubo ofertas para jugar en la C, pero era renegar y no quise”. Actualmente, realiza el curso de técnico en River y sueña con tomar un equipo: “Trabajo en un complejo de Los Polvorines, llamado Buenos Aires Players, donde tuvimos a Ariel Carreño. Ahora, quiero hacer una carrera en el país”.

-Autor: Fabián Rodríguez
-Fotos: Archivo personal de Christian Ferreyra.

Comentarios

  1. un jugadorazo y una excelente persona, conozco al papa y al hermano tambien, son unos tipazos.

    ResponderEliminar
  2. LO QUE METIA ESTE PENDEJO CUANDO RECIEN DEBUTOOOOO

    ResponderEliminar
  3. Como ponía este muchacho una bestia. Lo mejor de ese tan mal año. Festejábamos lis corner!!!!!! Como llore en el laburo cuando nos salvamos. Estuve en el debut con tigre cuantos años pasaron que viejo estoy!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!