TOCO Y ME VOY

Guede (15) festeja su gol con Cosenza (14). (Sólo Fùtbol).

33 minutos en la cancha le alcanzaron para cambiar el rumbo del partido. Fue un toco y me voy. Diego Bentrón marcó el camino hacia el triunfo sobre Instituto, en Mataderos, el 13 de agosto de 1995. El volante ofensivo ingresó en el complemento en lugar de Leandro Lazzaro Liuni, cuando el partido estaba empatado en uno. Al toque entró en sintonía con Gustavo Acosta, quien se transformó en el socio ideal para desequilibrar al equipo cordobés, y metió el 2-1 a los 8'. La alegría inmensa por su actuación se vio afectada un ratito después: chocó con un rival y debió ser sustituido por Pablo Guede, autor del 3-1. "El dolor era muy intenso, por eso preferí salir. Fue una pena dejar el campo porque estaba jugando bien", declaró la figura del encuentro a la revista "Sólo Fútbol"

Aquel domingo se jugó la primera fecha del Apertura '95 del Nacional B, que tenía como novedad la implementación de los tres puntos por victoria, un sistema heredado del Mundial de Estados Unidos 1994. Para esta temporada, el "Torito" tuvo 15 incorporaciones, a pesar de los inconvenientes financieros y se armó con pretensiones. En esa jornada inicial, debutaron seis futbolistas con la camiseta verdinegra: Rafael Sánchez Laudari, Darío Timpani e Iván Graso (defensores), Walter Verón y Daniel Pighín (volantes), y Guede (delantero). La formación inicial estuvo integrada por: Elizaga; Sánchez Laudari, Timpani, Medina, Graso; Verón, Pighín, Acosta; Christian Gómez; Lazzaro Liuni y Hernán Pedraza.  
"Damián Timpani vivía en Los Perales, en el edificio 28, y mucho tiempo jugó en All Boys. Ese año lo contrataron. Por diversos motivos no tuvo un buen torneo, pero sufrió "un robo" en el encuentro con Instituto. El primer gol, que llegó desde un tiro de esquina, el que conectó la pelota fue Timpani y quien salió gritando, golpeándose el pecho, fue Hernán Pedraza (hijo de Hugo, campeón en el '81 y director técnico en ese momento). Es por eso que para las estadísticas el gol fue de Hernán, pero en realidad lo hizo Timpani". (Julio Cordara, periodista e historiador del club).   
El equipo era dirigido por Hugo Pedraza. De arranque, Chicago se mostró ambicioso y consiguió la apertura del marcador a los 3', a través de Timpani. Ese desnivel afectó la codicia del equipo, Instituto se agrandó y consiguió el empate por intermedio de su goleador, Diego Klimowicz. Hasta que entró Bentrón y cambió el trámite del partido. Así lo describió "Sólo Fútbol": "El ingreso de Bentrón coincidió con la levantada de Chicago en el complemento (...) Consiguió una victoria que significó un comienzo auspicioso en el campeonato"

Autor: Fabián Rodríguez.
Foto: Revista Sólo Fútbol.

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!