EXPEDIENTE Nº 0015: GONZALO BIDAL


“Soy un marcador de punta que brinda marca y en la medida que puedo, me proyecto. Trato de jugar, pero meto bastante". Dos expulsiones y 13 amonestaciones en 34 partidos certifican la inclinación al juego físico. Gonzalo Bidal fue sincero en su descripción, al cabo de una temporada en Chicago demostró criterio defensivo, aceptable nivel técnico con el balón, y en especial, vitalidad al límite disciplinario. Ricardo Rezza lo había dirigido en Argentinos Juniors, y lo sumó en julio de 2004 para cubrir el lateral izquierdo. Un puesto en el que sólo contaba con el juvenil Rubén Gómez porque, luego del descenso a la B Nacional, Leandro Testa se marchó a Arsenal.

Fuegos artificiales y el grito de 15.000 personas, ilusionadas con el regreso a Primera, decoraron su estreno ante Tiro Federal (0-0), el lunes 12 de agosto. Llevó el nº 3 y compartió la defensa con Adrián Gómez, Marcelo González Larrazábal y Alejandro Castro; estos dos también debutaron. Dejó una buena impresión por la firmeza y el temperamento. El cual le hizo sumar tarjetas amarillas y lo privó de jugar ante Huracán (0-2), en Parque Patricios. Fue una constante en el equipo, es más la ida de Rezza y la llegada de Sergio Batista no cambió la ecuación. El único factor que lo afectó fueron las sanciones. Fue expulsado frente a Defensores de Belgrano (1-0 en la primera rueda) y ante Juventud Antoniana (1-2 en San Lorenzo). La etapa en Mataderos fue aceptable, aprobó el examen en un plantel con potencial para más y que fue eliminado por Atlético Rafaela (0-0 y 1-2), en cuartos de final del Reducido por el segundo ascenso.

Gonzalo en Mendoza
(Diario Los Andes)
Gonzalo Bidal comenzó a jugar en 1997 para Estudiantes de Caseros. Sufrió el descenso a la B Metropolitana en 1999, y un año después integró el plantel que Claudio Nigretti condujo a la BN. Pero no estuvo en los festejos. Se marchó en plena instancia final al “Bicho” de La Paternal. Allí lo esperaba Carlos Mac Allister, tras la venta de Julio Arca al Sunderland de Inglaterra. En el primer paso recibió una cachetada. El 30 de julio del 2000, Boca goleó (4-0) a Argentinos, en La Bombonera. El paso del tiempo alejo al “Colorado” y Batista tomó la posta. Alternó en el equipo, Ariel Seltzer y Diego Cogliandro solían postergarlo. Convirtió su único gol en la primera fecha del Clausura 2002, en un empate (2-2) frente al campeón, Racing. Ese año, el equipo bajó a Segunda, y en septiembre Bidal sufrió la rotura de ligamentos en la rodilla derecha y fue relegado por Norberto Testa, ¿quién era el DT? Ricardo Rezza. La vuelta de “Checho” no modificó su inestable situación. Esta vez, esperaba detrás de David Charles Pérez. El ascenso frente a Talleres de Córdoba, en la Promoción, con los goles del “Polo” Quinteros marcó su despedida.

El buen año en Mataderos llamó la atención de Héctor Rivoira, entrenador de Chacarita, que lo contrató para el torneo 2005/06 de la B Nacional. El “Funebrero” armó un buen equipo con Ignacio Piatti, Víctor Figueroa, Juan Insaurralde, Leonardo Aguirre, Víctor Molina y Facundo Parra, entre otros. Allí, apenas jugó 12 partidos porque Martín Valli (zaguero ex Chicago) se adueñó del lateral izquierdo. Al culminar la temporada se mudó a Mendoza para jugar en el Argentino A con Independiente Rivadavia.  “Me sedujo el proyecto de Roberto Trotta. Se sumaron Jorge Vivaldo, Leonardo Ramos y Carlos Cordone”, expresó al diario Los Andes. Esa ilusión solamente duró un semestre. Para colmo, sufrió la fractura en cuatro partes del pómulo tras un choque con Víctor Cabral, delantero de San Martín, en el clásico cuyano...

Guillermo Aldaz fue compañero suyo en Estudiantes. Es más, era el marcador de punta titular. “Willy” se hizo cargo de Defensores de Belgrano a finales de 2006 y contrató al defensor para la B Metropolitana. En el “Dragón” permaneció 18 meses, jugó 34 partidos y marcó un gol. Compartió plantel con Lucas Concistre, Uriel Pérez, Diego Montellano y el brasilero Hugo Alves, entre otros. Luego, viajó hacia Misiones, donde jugó en Guaraní Antonio Franco, en el Argentino B. Uno de sus compañeros fue Cristian Wernly... La experiencia sobre la tierra roja fue con altibajos. Y para la temporada 2009/10 retornó a sus inicios: Estudiantes de Caseros. "Es una historia pasada, esperaba cumplir este regreso", sostuvo cuando se lo consultó por su partida precipitada en el 2000. Lo cierto es que en el "Pincha" se reencontró con Fernando Ruiz, ahora en el rol de DT, y con viejos conocidos como Damián Gojmerac. Esa fue su última etapa, las continuas lesiones lo privaron de continuar en acción. Las piernas de los rivales, agradecidas. 

Comentarios