FINAROLLI, EL TECNICO A PARTIR DE JULIO

El técnico vuelve a ponerse el buzo verdinegro.

Mario Finarolli (60 años) fue confirmado como entrenador de Chicago para la temporada 2013/14, que salvo un milagro tendrá al equipo en la B Metropolitana. En la noche de ayer, Sergio Ramos, vicepresidente a cargo del club, anunció ante la comisión directiva el retorno del técnico a partir del 1º de julio, y a su vez, la vuelta de René Kloker a las divisiones inferiores. Un acierto que fue potenciado con la continuidad de Marcelo Figueroa y Leonardo Ladino, como preparadores físicos del plantel. Resta definir el ayudante de campo, en principio se mencionó a Luis Landaburu, quien lo acompañó en su primera etapa. 

En su anterior ciclo, el entrenador dirigió 49 partidos al "Torito", con una efectividad de 58,5%, producto de 24 victorias, 14 empates y 11 derrotas. Debutó el 21 de septiembre de 2010, en la igualdad (1-1) ante Almagro, en José Ingenieros. Su primer triunfo llegó a la fecha siguiente: 3-2 a Brown de Adrogué, en Mataderos, con goles de Ferrer (2) y Carboni. Después recibió una paliza de Atlanta, (0-4) en Villa Crespo. A partir de esa goleada, rearmó la estructura y mantuvo el invicto por 18 partidos (12 victorias y 6 pardas). Una serie de derrotas contra Almagro (1-5), Brown (0-2) y Atlanta (0-1) lo alejaron de la lucha por el ascenso directo. Finalizó la fase regular en la cuarta ubicación, con 71 puntos, luego de perder en la última fecha con Estudiantes, (0-1) en Caseros, cuando culminaba como escolta y se aseguraba la ventaja deportiva y la definición como local en el Reducido...

El camino más complejo le tocó a Chicago. Barracas Central le complicó la vida y le empató (3-3), en un juego vibrante. Clasificó por la ventaja deportiva y en la semifinal venció (2-1) a Brown de Adrogué, con goles de Ezequiel Petrovelli y Eduardo Berón, dos refuerzos que eligió el técnico en el verano de 2011. En la primera final, frente a Defensores de Belgrano, se impuso (2-1) por los tantos de "Petro" y el "Cuqui". En la revancha, el "Dragón" sacó ventaja rápidamente a través de Andrés Montenegro, y tras las expulsiones de Julio Serrano y Lucas Bustos, se truncó el sueño de la Promoción ante Independiente Rivadavia de Mendoza. Luego de esa final, el plantel fue asaltado cuando llegaba al predio "La Candela" y Finarolli, que viajaba junto a su esposa, decidió dar un paso al costado.

El presidente Gustavo Lacanna logró convencerlo y el entrenador armó el plantel para la temporada 2011/12. Llegaron Christian Gómez, Cristian Alfaro, Lucas Banegas, Damián Castagno, Juan Vinaccia, Rodrigo Drago y Maxi Flotta. Más la vuelta de Damián Lemos, tras un préstamo en Deportivo Merlo. La base del equipo sufrió la ida de Daniel Monllor (problema contractual), Luciano Precone y Pablo Ruiz (transferido). La ilusión se alimentó con buenas victorias ante Lamadrid (4-0) y Armenio (3-0), pero una caída polémica frente a Barracas Central (1-2) desestabilizó la situación. Las derrotas ante Brown (0-1), Acassuso (1-2), San Telmo (0-1) y Lamadrid (1-2), esta última por la Copa Argentina, hicieron que Mario se alejara de la conducción. Antes de su renuncia, se despidió en Mataderos con una brillante actuación ante Flandria (1-0), con un gran juego de Serrano y "Gomito". Atrás dejó un ciclo positivo, que armó las bases para el ascenso a la B Nacional, unos meses después con Mario Franceschini como entrenador...

Finarolli tendrá el mando a partir de julio. La gran ventaja es que conoce a gran parte del plantel. Es más, a Agustín Farías y a Raúl Becerra los dirigió en Almagro, en una etapa de diez partidos tras su ida de Chicago. Los últimos seis partidos en la B Nacional le darán la posibilidad de observar a los futbolistas y decidir quiénes continuarán. En cuanto a la dirigencia, acertó en buscarlo y en resolver a tiempo la llegada. En las próximas semanas, la CD tendrá la chance de demostrar que aprendió de los horrores en las incorporaciones del plantel actual, y darle a Mario las herramientas necesarias. Por eso, se anunciará una nueva subcomisión de fútbol. Reconocer los errores es un paso adelante, aunque el movimiento de piezas debió ser antes porque el costo fue el descenso...

Autor: Fabián Rodríguez
Foto: Archivo de Chicago Total

Comentarios