"ESE DIA SE SINTIO OLIVER KAHN"

Hoy se cumple un año del penal que Daniel Monllor le atajó a Damián Toledo y produjo el ascenso de Chicago a la B Nacional sobre Chacarita en la Promoción. Esta es la historia de Nicolás Tauber, actual refuerzo del "Torito", que el 30 de junio de 2012 atajó para el "Funebrero".


La otra mirada del momento legendario. La que no tuvo repercusión, la que se lamentó en silencio y sufrió el descenso. Nicolás Tauber era el arquero de Chacarita en aquella Promoción. Las vueltas de la vida lo llevaron a mudarse de San Martín a Mataderos. Parece irreal, pero hoy comparte y disputa el puesto con Daniel Monllor, el héroe de Chicago aquel 30 de junio. En sus primeros días de trabajo se cruzó con su colega y conversaron del histórico penal: "A modo de broma le dije que ese día se sintió Oliver Kahn. Nunca va a olvidar ese momento de su vida". El desenlace interminable, con tres minutos de demora para la ejecución de Damián Toledo por las protestas de los jugadores del "Torito", con las lágrimas de Mario Franceschini, también la de los futbolistas locales, de Salvador Pasini y de sus hinchas. Con una esperanza que se esfumó por un atajadón del 1 de Chicago, a puro reflejo a los 51' del complemento. Una fotografía histórica, con un contexto inigualable: como visitantes, sin público verdinegro, contra 8.000 hinchas del "Funebrero" y en la última jugada.  

Tauber con su nuevo escudo. (Mundo Chicago).
"Yo no lo vi, estaba de espaldas. Era un momento de mucha tensión. Nos jugábamos muchas cosas. Son anécdotas y por suerte el grupo me recibió muy bien", cuenta el arquero de 32 años que el miércoles firmó el contrato y se transformó en el tercer refuerzo del equipo de Mario Finarolli. Durante los entrenamientos, les describió lo vivido en carne propia después del penal: "Ellos me contaban lo que fue el vestuario, el festejo del ascenso. Y yo les describí el nuestro. Fue bravo, después de una temporada con mucho esfuerzo no logramos el objetivo que habíamos planteado. Pasó eso y son cosas que tiene el fútbol, hace un año estábamos en veredas enfrentadas, hoy estamos en la misma. Tenemos la obligación de ascender si o si".

"Es un club que me ofrece sentirme un jugador de 20 años porque tengo que demostrar. Vengo a ganarme el puesto porque acá se exige día a día. Hoy no hay cosa más importante que levantarme a la mañana y tener la responsabilidad de demostrar, estar concentrado al 1000%", especifica el jugador surgido en Estudiantes de La Plata. Allí compartió plantel con Leandro Testa, a quien le pidió referencias del club: "Hablé con el Cabezón más que nada para comentarle como venía la situación. El tuvo que ver en mi decisión. Además, vi a los dirigentes y al cuerpo técnico convencidos. Y yo estoy muy contento y motivado. Ahora, la prioridad es armar un buen grupo de trabajo, que el día a día sea venir y disfrutar el vestuario. Después, a la hora de defender la camiseta se nota esa diferencia".

Comentarios