LA CANCHA VESTIDA DE BLANCO

Histórica imagen del estadio (Glorioso Chicago).

Muñecos de nieve en Mataderos. Una imagen en la memoria que no fue parte de la ciencia ficción. El lunes 9 de julio de 2007 se celebró el Día de la Independencia con una persistente y considerable nevada en gran parte del país. Parques, edificios y las calles tuvieron una decoración extraordinaria. Esos paisajes que son propios de otras zonas del territorio nacional. De esta manera, el clima nos regaló una postal inédita: el estadio de Chicago cubierto de nieve. Un fenómeno inusual, que en el último siglo se repitió tres veces en Capital Federal y Gran Buenos Aires: 1912 y 1918. Y así, luego de 89 años, llegó la "lluvia blanca" a La República

Nico Sánchez y Talín, en el Banco Central de Tapiales.

¿A qué se debió la nevada de hace seis años? El Servicio Meteorológico Nacional explicó que la irrupción de una ola de aire polar desde la Antártida en los niveles medios de la atmósfera causó el suceso. La sensación térmica registró un nivel bajo cero (-1,2), y la temperatura promedio fue de 2º. Al mediodía fue la primera nevada, luego de las 16 se intensificó la caída. La última vez que había ocurrido fue el 22 de junio de 1918, cuando los porteños debieron soportar 5,8º bajo cero. Fue un frente polar que, cuentan los diarios añejos, llegó a ¡Misiones! Este fenómeno ocurrido en 2007 formó parte de los cambios climáticos que se dieron en la última década: granizo (julio de 2006), precipitaciones intensas y un tornado (2012), que dejó al estadio sin dos columnas de iluminación y destrozó el natatorio del Polideportivo.

Comentarios