BOMBOS, PLATILLOS Y TROMBETTA

El “Tano” clavó un golazo de tiro libre para que Chicago le empate 3-3 a Platense, en el final del partido jugado en Vicente López, por la B Nacional 2007/08. Párrafo aparte, para Guillermo Rietti, el árbitro, que perjudicó al "Torito" y dos días después, ¡pidió disculpas!

Marcelo se abraza con Trombetta (Olé).

El equipo que armaron Mario Marcelo y Jorge Pérez produjo bellas melodías. Arrancó la temporada 2007/08 de la B Nacional inmerso en un ritmo de suspenso por los 20 puntos de descuento (luego AFA bajó la pena a 18), y a pesar de la necesidad, Chicago siempre propuso acordes nobles al juego. Un pentagrama marcado por el pulso de Julio Serrano y Christian Zermattén, el cambio ascendente de Franco Quiroga y la constancia de Ariel Nahuelpan más el desequilibrio de Jorge Cervera. Llegó a la sexta fecha del torneo con 7 puntos (-13 en la tabla de posiciones) como producto de dos triunfos (2-1 a la CAI y 1-0 a Tiro Federal, ambos en Caballito), un empate (1-1 con Rafaela, en Parque Patricios), y dos caídas (0-1 ante Unión en Santa Fe, y 0-1 frente a Ferro como visitante).  

Ese sábado 15 de septiembre de 2007 amaneció con lluvia, la dupla técnica no podía contar con Cervera, autor del gol frente al “Tigre de Ludueña”, que había sido expulsado. Igualmente presentó una formación ofensiva, con un sistema 3-4-1-2: Daniel Monllor; Cristian Wernly, Lucas Fernández, Eduardo Méndez; Martín Vitali, José Solaberrieta, Serrano, Quiroga; Zermattén; Mauricio Hanuch y Nahuelpan. Por el lado de Platense, dirigido por Rodolfo Motta, acumulaba un triunfo y cuatro empates. Esa tarde jugó con: Abraham; Barsottini, Adrián González, Báez; Giacopuzzi, Gastón Beraldi (jugó en Chicago entre 2003 y 2004), Vigna, Ribolzi; Federico Barrionuevo; Juan Pablo Gómez y Daniel Vega. 

"Aplausos para Platense y Chicago, desafiando a la lluvia con buen fútbol. Aplausos para los Motta y para Mario Marcelo y Jorge Pérez, los conductores de equipos que siempre propusieron ir por abajo para ganar el partido", escribió Pablo Pisani para el diario "Olé". En ese escenario de juego abierto, el “Verdinegro” mostró su libreto: "En el buen toque y triangulación del Torito estuvo basada la supremacía en los ratos que mandó en la cancha. Con Vitali (volvió a jugar luego de 685 días por una osteocondritis en la rodilla derecha) rompiendo por derecha, con Serrano distribuyendo, con Quiroga gambeteando en diagonal y Zermattén aprovechando su pegada para asistir, fue edificando sus merecimientos". Llegó la apertura con un cabezazo de Wernly, a los 27’, pero el “Calamar” reaccionó y revirtió el marcador. Primero convirtió Barsottini sobre los 34’ y Báez, de penal, puso el 2-1 a los 41’. La ventaja duró 120 segundos porque Méndez estampó el empate. 

Festejo de Chicago en el final (Glorioso Chicago).

El complemento tuvo dos actores principales: Cristian Trombetta, de Chicago, y Guillermo Rietti, el árbitro. Durante los 90’ el juez pitó fallos que perjudicaron al “Torito”, como un penal sobre Wernly. Se jugaba el minuto 31, cuando sancionó la pena máxima a favor de Platense, por supuesta mano de Lucas Fernández, quien fue expulsado. “Trapito” Vega metió el 3-2 y el triunfo marrón parecía decretado. Allí apareció un héroe impensado. Desde los 10’ del segundo período en cancha estaba Trombetta, que había reemplazado a Méndez, lesionado. Su actuación fue destacada en "Olé": “Cumplió con lo suyo en el fondo hasta que a los 44 minutos del ST se tuvo fe para acomodar la pelota. Se hizo cargo del tiro libre como un jugador de gran experiencia (tiene sólo 20 años) y terminó clavando el balón contra la red del Marrón (barrera mal formada y un quedo del arquero)”

La historia no terminó allí. Luego del 3-3, Chicago continuó con su búsqueda ofensiva. En una jugada, José Luis Díaz (¿cómo habrá llegado al club?) entró al área y fue bajado por Enrique Alvarez. Rietti omitió sancionar penal. Dos días después, cuando las imágenes televisivas mostraron los fallos que perjudicaron al club de Mataderos, el árbitro realizó declaraciones a "Olé": “Las cámaras detectaron otra cosa de la que yo vi. Por eso, pido disculpas por lo ocurrido (…) Por la roja (a Fernández) no puedo hacer nada al respecto”. Eso sí, explicó sobre la situación de Díaz: “Estaba al lado, le sacó bien la pelota”. A pesar de todo fue un empate agónico y merecido, con sonido a platillos y trompetas para resistir al bombo…

Autor: Fabián Rodríguez (@fab_rodriguez)

Comentarios