EXPEDIENTE Nº 0017: BRIAN FORT


Brian tiene un apellido mediático, vinculado a la fabricación de chocolate. Sin embargo, su estadía en Mataderos no logró repercusión y mucho menos, dulzura. Fort fue un goleador de nivel aceptable en la Primera C, que llegó a Chicago para la temporada 2008/09 de la B Metropolitana. ¿Cuánto jugó? Un partido. Sí, uno. ¡Y qué partido! En el debut humillante contra Acassuso (0-2), en Vicente López, que venía de la cuarta división... ¿Qué responsabilidad recae sobre este delantero? Ninguna. Su contratación fue digna de "la mejor administración", que hundió al club en la tercera categoría, con dos descensos consecutivos, y le causó heridas que aún no fueron saldadas. Estos directivos creían que "la sabían lunga", por eso incorporaron a un atacante de 1,95...

¿Cuáles fueron las características de juego de este gigante? Referente de área con buen remate de derecha, se desplazaba con movimientos lentos y toscos, aunque sorprendía con apiladas a pura potencia, que generalmente encaraba de izquierda hacia el centro. Y por su estatura, ganaba en el juego aéreo. ¿Quieren verlo? Observen este video de su carrera. La misma comenzó en Excursionistas, Brian Fort cumplió el sueño de vestir la camiseta que ama. En Pampa y Miñones jugó 24 partidos y convirtió dos goles, durante la temporada 1997/98 de la Primera C. El primero fue ante Riestra, en el Bajo Flores, en una victoria (2-0) por el Apertura ‘97. Luego, festejó contra Paraguayo, en Villegas, en el Clausura ‘98.

Barracas Central fue su casa a partir del torneo 2000/01. En el “Camionero” consiguió su etapa más productiva, siempre en el cuarto nivel del fútbol argentino. Fueron seis temporadas consecutivas, donde acumuló 171 partidos y 31 goles. Un hecho que se resalta porque debió competir con Gabriel Manzini, Juan Carlos Pérez y Juan Steimbach. Su nivel progresó año a año, con un pico de rendimiento en 2003/04. El equipo se consagró campeón en el Apertura y en el Clausura terminó tercero. Fort aportó cinco gritos, un par se los convirtió a Excursio y pidió perdón... Llegó a la final por el ascenso a la B Metropolitana frente a Argentino de Rosario. Luego de perder (1-2) como visitante, se impuso (2-1) en Huracán, con un doblete del protagonista de este “Expediente”. Ambos tantos de muy buena factura, en especial el segundo, que incluyó gambeta al arquero. Pero esa euforia se esfumó en la serie de penales, donde se impuso el “Salaíto”. Y en la Promoción Talleres de Remedios de Escalada ganó la serie con un global de 5-0.


Para la temporada 2006/07 dejó Barracas para jugar en Deportivo Armenio, en la B Metro. Allí compartió plantel con Fernando Ruiz, Alejandro Orsi y un jovencito Jorge Luna, actual enganche de Estudiantes de La Plata. Fueron 20 partidos, con un gol a Atlanta (1-1), en la última fecha. Luego de esta experiencia volvió a su casa en Luna y Olavarría. Fue un paso fugaz, ya que en 2008 fichó en Villa Dálmine, donde sólo convirtió un tanto a Lamadrid (2-2), en Campana. Hasta que a mitad de año se presentó la oportunidad de su vida: Chicago. Durante julio se probó en los amistosos (buena labor ante Ferro 0-1) y fue aceptado por Mario Marcelo y Jorge Pérez. Ante la falta de pretemporada de Darío Gigena y Pablo Vázquez, contra Acassuso jugaron Alejandro Martinuccio y Brian Fort. Fueron 86 minutos con la camiseta verdinegra, luego fue sustituido por otro “rutilante”: Matías Lemme. Fue su única participación…

En octubre de 2008, Gustavo Lacanna asumió como presidente con la intención de recortar el presupuesto exorbitante del plantel (más de 30 profesionales), y equilibrar las cuentas. Unas semanas después, Mario Marcelo y Jorge Pérez renunciaron ante los malos resultados. Ariel Melián tomó la posta y a fin de año armó una lista de jugadores prescindibles: Gastón Tossi, Leonardo Luppino, Lemme, Cristian Pereyra y Fort. Debido a ello, el “Gigante” intentó pegar un gran salto, pero Carlos Trullet le bajó el pulgar en Ferro. Volvió a Mataderos y entrenó, sin ninguna esperanza, hasta el final del torneo. Tuvo que buscar un nuevo rumbo. Fue a probarse a Villa San Carlos, que había ascendido a la B Metropolitana, y fue rechazado por Facundo Besada y Marcelo Malli. A barajar y dar de nuevo.

El destino elegido fue San José Oruro, de la primera división de Bolivia. El arranque fue bárbaro. Estreno con gol frente a La Paz FC. Se dio el gusto de jugar con Alex Da Rosa, un volante brasilero que fue nacionalizado boliviano y que le convirtió un gol a Argentina en la goleada 6-1 en 2009. Sin embargo, Brian no se adaptó a los 3.735 metros de altura y en 2010 se marchó. Había empezado a transitar su última etapa profesional. Un año en Estudiantes de Caseros (sólo cuatro partidos) y un semestre en Liniers (seis encuentros). No pudo convertir, se guardó las definiciones para el torneo amateur que organiza River, donde juega con “KM 30”, un equipo que participa en la tercera categoría. Al cierre de esta nota, llevaba 15 tantos. Fort no necesita ser mediático, precisa de los goles para ser feliz.

-Fabián Rodríguez (@fab_rodriguez).
-Fotos: Glorioso Chicago y Olé

Comentarios

  1. Medio sesgado el expediente... No decimos nada del campeonato economico de lacanna?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, en breve será publicado en la página. Abrazo!