EXPEDIENTE Nº 0020: DIEGO COCHAS


Al ritmo del cuarteto, las gambetas del pequeño superaron los límites de Saldán, una localidad ubicada a 18 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Su habilidad llamó la atención de Belgrano. Diego Emilio Cochas, volante zurdo, se integró a las Inferiores hasta que en 1997 apareció River. El “Mago” tenía 19 años cuando aceptó el desafío de unirse a uno de los poderosos, donde las chances para los juveniles son mínimas y se convive con la tentación de los directivos para comprar futbolistas. Sin embargo, la adaptación a la urbe fue exitosa y al cabo de una temporada, el “Millonario” compró el pase en 70.000 dólares.

El camino ascendente, con destino de Primera, se encontró con obstáculos. Mientras jugaba en la Reserva, River se consagraba en el Apertura ‘99 y el Clausura 2000, bajo la tutela de Américo Gallego. En su plantel estaban Pablo Aimar, Damián Alvarez y un jovencito que prometía, Andrés D`Alessandro. Además, en julio de 2000 había regresado Ariel Ortega. Ante este panorama, Cochas aceptó un préstamo a Defensores de Belgrano, para reforzar junto a Jhonny Aquino, el equipo en la B Metropolitana. Fue una buena decisión. El “Dragón” terminó cuarto en la fase regular y consiguió el ascenso a la B Nacional en el Reducido. El enlace cordobés se consagró como una de las figuras, con diez goles en 42 partidos...


La estadía en el “Rojinegro” se extendió para la B Nacional. En su tiempo libre, Cochas se dedicaba a cantar en un grupo de cuarteto que integró junto a los hermanos Ludueña –Daniel y Gonzalo- (compañeros en River), Juan Torres Mozzoni y Pablo Coronel (del “Dragón”). Así, desplegó en la cancha un pentagrama de cualidades, cantó seis goles y Defe logró mantener la categoría. Luego, volvió a River, donde había llegado Manuel Pellegrini. El técnico chileno lo incluyó en la pretemporada, aunque fue cedido a Huracán. En Parque Patricios tuvo su bautismo en Primera (23 partidos) y sufrió el descenso. Nuevamente regresó a Núñez, en julio de 2003, y se encontró con mucha competencia: Marcelo Gallardo y “Rolfi” Montenegro. Entonces, decidió irse a Defensores de Belgrano, donde fue acompañado por José Sand y nuevamente, mantuvieron la categoría. En el Bajo, completó 104 partidos y 20 goles.

Diego se mudó a Caballito. Llegó a Ferro, en medio del gerenciamiento de Gustavo Mascardi y su avalancha de refuerzos “representados”: Iván Juárez, Roberto “Nuno” Molina, Mariano Campodónico y Ezequiel Miralles, entre otros. El entrenador designado fue José María Castro, hoy ayudante de Carlos Bianchi. Luego asumió Héctor Rivoira, al que nunca olvidará... En la anteúltima fecha del Clausura 2005, “Oeste” recibía a Chacarita, que descendía si no ganaba y Defensores jugaba la Promoción. El “Mago” la rompió en los 45’ iniciales para lograr el triunfo parcial y salvar al “Dragón”, pero extrañamente fue reemplazado en el entretiempo. ¿Resultado? Ganó el "Funebrero" 3-2, luego mandó a la B Metro a Defe, y  el enganche no volvió a vestir la camiseta verde…

“Me pide que arme juego con el par de volantes centrales. La idea es hacerme cargo de la creación. Eso me gusta. Ojo, uno de los cinco me tiene que cubrir la espalda, je”, describió Cochas al arribar a Chicago, tras un pedido de Sergio Batista. En su entrevista de presentación, le dijo a "Olé": “Me emociona saber que la gente te apoya en todo. Que de visitante o local copa los estadios”. Su debut en verdinegro fue el 6 de agosto de 2005, en la caída (1-2) con El Porvenir en Gerli. Jugó de enlace, para abastecer a Federico Higuaín y a Sebastián Penco. Con el correr de los partidos insinuó más de lo que concretó. No hizo ruido su paso. Por eso, una vez que terminó el semestre rescindió el contrato.

(Gentileza de LaVinoTinto.com).

Colombia fue su destino. Un año en Deportivo Pereira (2006), seis meses en Tolima (2007) y otro semestre en La Equidad (2007), el club de una cooperativa de seguros, donde fue subcampeón. Fue transferido a Millonarios en 2008, pero ante la falta de continuidad volvió a “Los Aseguradores”. Se mantuvo hasta 2010, cuando quedó libre. Luego fichó para Cúcuta, aunque decidió cruzar la frontera y jugar en Venezuela. En Deportivo Lara logró el Apertura 2011, junto a Miguel Mea Vitali, José Rey y Rafael Castellín. Durante los festejos tomó el micrófono y entonó algunas canciones, fiel a su costumbre. Su buen nivel hizo que Deportivo Táchira lo incorporara en 2012. Durante este verano, a los 34 años, volvió a Argentina con la intención de “cantar” goles en Tristán Suárez…


Comentarios