LO QUE EL GLOBO SE LLEVO


Daniel Montenegro firmó con Huracán y no respetó su acuerdo de palabra con Sergio Ramos, presidente de Chicago, quien el miércoles por la noche había anunciado en su cuenta de Twitter la llegada del enganche de 35 años: "Informo a nuestros socios e hinchas que Rolfi Montenegro acordó que mañana firmará contrato con nuestra institución. Bienvenido". El arribo era un hecho, a tal punto que Daniel Ferreiro, vicepresidente primero, lo confirmó en un móvil con DeporTV Noticias, minutos después: "Firmará por un año". La promesa verbal se la llevó el viento y el Globo al jugador. "No tuvo ética", disparó Omar Labruna hace instantes.

Chicago inscribió cablegráficamente a Rolfi el jueves 12, cuando cerró el libro de pases. Fue el único club que lo anotó y le permitió contar con una semana de plazo para negociar su llegada. Hoy a las 19 se cumplía el límite para presentar el contrato firmado. Para ello, primero el jugador debía desvincularse de Independiente. Ayer por la tarde arregló los términos de la rescisión y hoy por la tarde selló el acuerdo con los directivos del Rojo. Entre ambos actos transcurrieron 24 horas en el que la CD verdinegra confirmó su incorporación. Sólo faltaba la firma del documento laboral con el Torito. "Me fui a dormir con la noticia que al único lugar que podía jugar era Chicago", describió Montenegro en La Red. El escenario cambió a partir del mediodía. Los teléfonos del enganche y de Alejandro Bouza, uno de sus representantes, no atendieron los llamados procedentes desde Mataderos. En paralelo, acordaron con Huracán, que no lo había inscripto pero recibió un guiño fuera de reglamento de AFA... Por esa razón, a las 17 se presentó en la sede quemera en lugar del Polideportivo de Lisandro de la Torre. Ese fue el final de la novela, repleto de faltas de respeto.

"Hasta que no se firma no hay que hablar. Siempre lo entendí de esa manera", declaró Montenegro sobre su gambeta al Torito en "Un buen momento" (AM 910). A continuación reconoció el pacto con Ramos: "Nos habíamos comprometido con Chicago, pero ellos conocían mis sentimientos. Quiero agradecerles a Labruna y al presidente. Espero que me entiendan". Bajo promesas de amor hacia Huracán acordó su contrato, suculento por cierto, para jugar la Copa Libertadores y el campeonato de Primera. "Se llegó a un acuerdo de palabra con él. Hoy iba a firmar los papeles. Veo que las personas cambian, las palabras no alcanzan. Perdimos tiempo y me quedó un sabor ingrato", aseguró Labruna, repleto de bronca. Ahora, busca un reemplazo para Christian Gómez, quien sufrió una lesión ligamentaria y ante su ausencia por seis meses el club puede buscar una alternativa sin límite de tiempo. 

Comentarios