EL FUTURO LLEGÓ...



El presente incierto de Nueva Chicago preocupa y hasta en algunos casos, llega a ser frustrante. Lejos está de lo esperado por el hincha, pero aún queda un largo tramo por recorrer y aunque parezca imposible, la historia marca que para el Torito todo es posible. Antes del receso por la Copa América, tendrá tres duelos clave en la lucha por la permanencia en Primera División. Un gran desafío para Rubén Forestello, quien debutará el sábado a las 19.30 frente a Olimpo, en Bahía Blanca.

En las 12 fechas transcurridas, sólo cinco empates ubican al equipo de Mataderos en el último lugar. Aún no pudo festejar en la máxima categoría. Encima, sufrió siete derrotas, cuatro en como local y tres en condición de visitante, que lo dejan como uno de los equipos más perdedores (sólo superado por Huracán y Arsenal con ocho), pero el asunto puede empezar a cambiar y pasar a ser un mal recuerdo. No todo está perdido. Antes del receso por la Copa América, a disputarse en Chile, Chicago protagonizará tres encuentros cruciales en la lucha por evadir el descenso: visitará a Olimpo en Bahía Blanca (9 puntos), recibirá a Temperley (12) en Mataderos, y viajará a Rafaela para jugar ante Atlético (9).

En estos partidos, tendrá la obligación de sumar la mayor cantidad de puntos posibles, tanto para alejarse del fondo de la tabla como para engrosar su promedio y tener más cercana la chance de salir de la zona de descenso directo, la cual hoy en día comparte junto a Crucero del Norte, otro de los ascendidos. De estas tres presentaciones dependerá, en gran parte, el futuro del Torito debido a que unas buenas performances pueden encaminar el rumbo y permitirle al plantel ir con el mejor de los ánimos a la mini-pretemporada, sumar dos refuerzos (al menos),  y así llegar en buenas condiciones al regreso del fútbol oficial a mediados de julio.

Para la segunda mitad del año quedarán 15 partidos, 45 puntos y 1.350 minutos por jugarse, pero de antes deberá salir bien parado ante el Aurinegro, el Gasolero y la Crema. Por eso, más que nunca, estos encuentros marcarán el horizonte verdinegro: si peleará hasta el final o sí desgraciadamente se resignará prontamente con regresar a la B Nacional. Nuevas caídas frente a estos rivales, determinarían el alejamiento de estos mismos en cuanto a la diferencia numérica. Caso contrario, una buena cosecha de puntos, por más que resulte muy lejano a causa del rendimiento del equipo en los últimos partidos, mantendrían a los de Mataderos más vivos que nunca.

Por eso, con la frente bien en alto y como indica la historia, a pelear, a recuperar el orgullo y a ganar para regalarle a su gente el lugar que merece…

-Autor: Federico Meza (@fedeemeza)
-Imagen: Expediente Chicago.

Comentarios