TAREA A CONTRARRELOJ


Un tercio del campeonato ya se disputó. Fueron 10 fechas en las que Nueva Chicago no logró conseguir un triunfo y a pesar de que falte mucho para que el torneo finalice, los tiempos corren y los resultados no abundan. Son sólo cinco los puntos que sumó el Torito y muestra muchas falencias que deberá mejorar si pretende mantener la categoría.

Si bien no cayó ni con Boca (0-0) en la Bombonera ni con Racing (0-0) en Mataderos, dos de los mejores equipos, al conjunto dirigido por Alejandro Nania le cuesta y presenta inconvenientes ante cada compromiso que le toca jugar. Se notó una leve mejoría desde la partida de Omar Labruna, pero las victorias no aparecen...

El sistema táctico de cuatro defensores, tres mediocampistas y misma cantidad de delanteros que tan bien implementó Pablo Guede en la temporada que Chicago terminó ascendiendo a la B Nacional, es el que utiliza el actual entrenador, aunque debe limarlo a fondo para poder obtener los resultados que el equipo necesita con urgencia y para acomodarse en la lucha por la permanencia.

El arquero Alejandro Sánchez brilló en varios partidos con algunas atajadas espectaculares, tal como lo había demostrado en la B Nacional, pero no se puede depender sólo de él para que no le conviertan. Los defensores deben ayudarlo y ahí está el primer punto a mejorar del equipo; la defensa. Tanto Marcos Galarza como Mauricio Arias pasan al ataque con sus respectivas limitaciones, con sus subidas dejan un hueco en su sector que es difícil de recomponer, aunque el Peca encontró la compañía de Mariano Puch y se complementaron rápidamente, aún deben fortalecer la banda derecha. Por su parte, el Laucha no tiene un socio natural debido a que por la izquierda Nania utiliza a Pablo Ruiz por momentos, quien no cuenta con vocación defensiva.

La otra alternativa, que habrá que aguardar, es Nicolás Sainz, uno de los puntos altos del equipo de Guede como lateral izquierdo y quien terminó su etapa de recuperación tras la rotura del ligamento cruzado y ya jugó en Reserva. Además, puede hacer su aporte en la zaga por lo que uno de los problemas del entrenador podría solucionarse. Aunque no es el único recurso porque Martín Caballero es otra carta potable. Y unos metros más adelante, el técnico espera la puesta a punto de Lihué Prichoda, quien fue interesante en los primeros encuentros, pero debido a cuestiones físicas dejó su lugar. Su experiencia y capacidad técnica son una necesidad para este Chicago, y en él se busca un buen socio para quien ocupe el lateral.

Ya en la parte central de la última línea, Abel Masuero y Rodrigo Espíndola se destacaron con el Xeneize y la Academia, aunque ambos deben estar más seguros a la hora de marcar porque un descuido puede significar un gol y eso para el Torito es un error letal. En ese aspecto, la vuelta de Lucas Aveldaño, tras la fisura en una costilla, será una cuestión a analizar para el DT porque la zaga se mostró firme y romperla podría desarmar lo conseguido.  

Con respecto a la solidez, Nania le encontró a Damián Lemos en el mediocampo un acompañante perfecto surgido del semillero verdinegro: Matías Vera. El volante acompañó, ayudó y fue fundamental en los últimos partidos, tanto en defensa como en ataque, y pese a sus 19 años, no le tembló jugar ante dos de las instituciones más grandes del fútbol argentino y lo hizo de gran manera.

Pero este análisis no sería completo sin hacer hincapié en la parte ofensiva. Sin dudas, el principal factor a fortalecer y afianzar. El tridente Lucas Baldunciel-Luis Solignac-Pablo Ruiz no funcionó. El juvenil no logró demostrar lo que sabe hacer, el ex Platense fue de lo mejor, aunque la falta de gol lo perjudicó, igual, se lleva su fútbol a Estados Unidos. Por su parte, el Mudo se destacó, con sus intermitencias a cuestas. Abocado plenamente al ataque podría ser una pieza clave. 

Matías Defederico y Ramón Lentini quedaron relegados por diferentes cuestiones de nivel y físicas. El joven Nicolás Rizzo a fuerza de buenos rendimientos y goles en la Reserva, despertó el interés de propios y extraños, y el director técnico lo ve con muy buenos ojos para reforzar la delantera, para la cual también pidió una incorporación a mitad de año cuando se abra el libro de pases.

En fin, son muchas las razones a mejorar para fortalecer los distintos sectores del campo de juego. Se aproximan seis compromisos que pueden ser decisivos: Tigre, Rosario Central, Olimpo, Temperley, Atlético de Rafaela y Colón. A su vez, habrá un parate por la Copa América que se disputará en Chile. Si Chicago lo aprovechará o no, dependerá del trabajo colectivo, pero los tiempos son cortos y los resultados deben aparecer rápido.

-Autor: Federico Meza (@fedeemeza)
-Fotografía: Daiana Vitale.  


Comentarios