YAGUI A LA VISTA


Rubén Darío Forestello es el nuevo entrenador de Chicago, el tercero en la presente temporada, y ocupará el lugar de Alejandro Nanía, quien continuará al frente de la Reserva. El Yagui debutará el próximo sábado frente a Olimpo, en Bahía Blanca, en busca de la primera victoria del Torito en el campeonato, donde se encuentra en la última posición.

El sábado 9 quedó vacante el puesto. Cerca de la medianoche, Nania le comunicó a Sergio Ramos, presidente del club, que dejaba de conducir al plantel profesional y que volvería encargarse de las divisiones inferiores y la Reserva. Ante esta situación, comenzaron las gestiones y las postulaciones -automáticas y mediáticas- para tomar las riendas del Torito. Sin embargo, no avanzaron las gestiones con Facundo Sava, Gabriel Heinze y Walter Perazzo. Esto generó que la directiva le pidiera a ¡Nania! que fuera el técnico frente a Olimpo, en Bahía Blanca, este sábado. Pero el jueves murió Emanuel Ortega, jugador de San Martín de Burzaco, y provocó que la AFA decretara la suspensión de los partidos de este fin de semana.

Los directivos de Chicago se encontraban en tratativas con Rubén Forestello y aprovecharon para cerrar la contratación. El lunes a las 9 asumirá como técnico verdinegro. Estará acompañado por Marcelo Franchini (ayudante de campo), Diego Burkhar (preparador físico) y Néstor Lima (entrenador de arqueros). Será el décimo club que entrenará el Yagui. Comenzó en El Porvenir en 2006, luego de colgar los botines. A partir de allí dirigió a Unión de Sunchales (2008 a 2011), Santamarina de Tandil (2011-2012), Atlético de Rafaela (2012), San Martín de San Juan (2013), Colón (2013), Talleres de Córdoba (2013) y volvió al Verdinegro de Cuyo el año pasado, donde logró el ascenso a Primera División. Hace dos semanas estuvo a punto de firmar contrato con Guaraní Antonio Franco de Misiones, pero desistió por cuestiones deportivas. Un entrenador con estilo ofensivo, que se caracteriza por buscar el protagonismo principal en los partidos. El desafío será trasladar su intención en un plantel limitado en características ofensivas.

Forestello fue un delantero de buena trayectoria en el Ascenso, en especial en la B Nacional, que comenzó su carrera en Almirante Brown. Fue un especialista en amargar a Chicago. El pico máximo ocurrió en 1999, cuando en la cancha de Deportivo Español metió un triplete para Banfield y en uno de los festejos se tomó los testículos de cara a la platea local... A partir de allí, el Torito lo sufrió bastante seguido. Los últimos tantos que el Yagui nos convirtió fueron para Banfield (cuatro en la temporada 1999/2000 y uno en la 2000/01, ambas de la BN), un festejo con Atlético de Rafaela (Clausura 2004 de Primera División) y otro grito con San Martín de Mendoza (Apertura 2004 de la BN). 

Autor: Fabián Rodríguez (@fab_rodriguez)
Fotografía: Gentileza de La Voz del Interior.  

Comentarios