INDEFENSO


Argentinos aprovechó los errores defensivos de Chicago para vencerlo 2-1 en Mataderos, con goles de Navarro y Cabral, mientras que Nicolás Giménez había marcado la igualdad parcial de tiro libre. El Torito acumula tres derrotas consecutivas y se achicó el margen de esperanza de permanecer en Primera División.


El Bicho jugó disminuido en sus posibilidades ofensivas por las suspensiones de Cristian Ledesma, Reinaldo Lenis y Lautaro Rinaldi. A pesar de ello, supo capitalizar los errores defensivos de Chicago. La prueba de ello ocurrió en el minuto 10, cuando Leandro Navarro envió un centro desde la derecha que picó en el centro del área ante la mirada de Sainz, Galarza y Tauber, quien no pudo despejar la pelota y se le metió en el arco. Sí, un regalo para la visita. 

Ante la desventaja, el Torito reaccionó desde la intención con el despliegue de Carrasco, las jugadas individuales de Gagliardi y alguna subida de Puch por derecha. En esos intentos chocó con su carencia para resolver las situaciones y también con los reflejos de Adrián Gabbarini. En el otro arco ya estaba Federico Lanzillota, quien ingresó luego que Tauber sintiera una molestia en el isquiotibial derecho, la misma que padeció durante la semana. Sin embargo, Forestello se arriesgó por la experiencia del arquero y el buen nivel demostrado en los partidos anterios. 

Los espacios que dejó Chicago no pudieron ser aprovechados por Argentinos en el último tramo del primer tiempo. Fue en la segunda parte cuando salió decidido a liquidar el pleito. Pudo hacerlo a través del ingresado Lucas Cano, pero Lanzillota le ahogó el grito. El encuentro se tornó con vaivenes, siendo el local el que llevaba la iniciativa. Las carencias habituales y padecidas durante el torneo generaron fastidio en la gente. Desde las tribunas se pedía el ingreso de los jóvenes de la cantera y se insultaba a la directiva. 

Forestello determinó que Nicolás Giménez, autor del gol del triunfo de la Reserva frente a River, ingresara por Galarza. Una movida que dio sus réditos. El pibe ejecutó un tiro libre y ante una reacción floja de Gabbarini, Chicago consiguió el empate a la media hora. Quedan 15 minutos y las expectativa de triunfo se adueñó del estadio. Sin embargo, Masuero falló en un pase y el balón quedó en poder de Garré. El lateral izquierdo de Argentinos encaró, se asoció con Franzoia, desbordó y como Sainz no llegó a despejar, Cabral facturó el 2-1. En ese momento se terminó el partido.

Comentarios