ESPERANDO EL MILAGRO



El Torito venció 2-1 a Sarmiento en Junín con goles de Nicolás Giménez y Fernando de la Fuente, mientras que Gervasio Núñez descontó de penal para el local. Así, sumó su cuarto triunfo al hilo -mejor marca histórica en Primera- y para no descender necesita que Huracán y Temperley no sumen ante Quilmes y San Lorenzo, en los partidos que se disputarán mañana, y llegar a la última fecha con chances de jugar un desempate en caso de superar al Cervecero y que pierdan el Quemero y /o el Gasolero con Belgrano y Argentinos, respectivamente. 

"No está muerto quien pelea", eso suelen decir, ¿no? Precisamente es lo que sucede con Nueva Chicago, que no deja de soñar con mantener la categoría. Esta vez en Junín, superó a Sarmiento 2-1 con los goles de Nicolás Giménez y Fernando De la Fuente para sumar su cuarto triunfo al hilo: Aldosivi (3-1), Vélez (2-1), Newell`s (5-0) y al Verde (2-1).

Cuando todo parecía que en el estadio Eva Perón terminaba la ilusión del Torito, los de Rubén Forestello sacaron a relucir su amor propio y dejaron el alma para sumar tres puntos muy valiosos. Justamente, todo cambió con una variante del entrenador: el ingreso de Nicolás Giménez .

A los 15' del complemento, el DT mandó a la cancha al juvenil y este se encargó de abrir el marcador. Con un potente zurdazo de media distancia clavó el 1-0 parcial en la primera pelota que tocó. Desde ese momento, los de Mataderos se adueñaron de la pelota e hicieron olvidar un primer tiempo en el que no estuvieron a tono y prácticamente no crearon peligro.

Una y otra vez desperdició la chance de estirar las diferencias en el arco de César Rigamonti. Sin embargo, apareció De la Fuente, el jugador más claro del Verdinegro en el mediocampo, con una corajeada dentro del área y definió con clase, de tres dedos, para aumentar la ventaja. Sí, Chicago estaba 2-0 en una cancha más que complicada, pero como la historia indica, debió sufrir.

El local no aprovechó las jugadas que generó en ataque y la falta de eficacia se hizo presente en sus delanteros. Igual, en tiempo aficionado, después de una mano de Marcos Galarza dentro del área, llegó al descuento. Gervasio Nuñez se encargó del penal y le puso suspenso al cierre del encuentro, aunque Dario Herrera pitó el final y todo fue alegría.

Chicago hizo lo suyo, Colón lo mismo en Mendoza (3-1 a Godoy Cruz) y se aseguró la permanencia por lo que ahora, la pelea es con Huracán y Temperley. Tendrá que esperar una mano de Quilmes y San Lorenzo, respectivamente, para que siga soñando con el milagro y ganarle al Cervecero, que sus rivales no sumen en la última fecha para esperar un desempate para mantener la categoría.

Redacción: Federico Meza.
Fotografía: Gentileza de Secretaría de Prensa de Nueva Chicago.

Comentarios