REFUERZO CENTRAL

Matías Valdez, zaguero de 24 años, firmó contrato por 18 meses y se convirtió en el cuarto refuerzo de Chicago. Viene de cumplir una buena tarea en Villa Dálmine, donde ascendió a la B Nacional en 2014. Un hecho que había logrado con Atlanta en 2011.



El Torito precisaba un central con experiencia en la categoría ante las desvinculaciones de Abel Masuero, Leandro Caballero y Lucas Acevedo. El primero que se intentó traer fue Leandro Gioda, al que Guglielminpietro dirigió en Douglas Haig y expresó públicamente que quería dirigir en Mataderos. Sin embargo, el sueldo del jugador de 31 años excedía el presupuesto. Entonces, surgió la chance del uruguayo Jorge Curbelo, quien jugó la última temporada en Arsenal. El impedimento fue el mismo. Hasta que a la subcomisión de fútbol le recomendaron a Matías Valdez, jugador de buena talla (1,86) y con trayectoria en el Ascenso.

El comienzo de su carrera fue en Atlanta, debido al convenio existente con Lanús. El zaguero se incorporó al club de Villa Crespo para la temporada 2010/11 de la B Metropolitana. Javier Alonso, el entrenador del equipo, le permitió tener su estreno en la primera fecha frente a Brown de Adrogué, el 24 de julio de 2010. En total, jugó en 24 de las 42 fechas que compusieron la campaña del ascenso a la B Nacional. Estuvo presente en las dos victorias contra Chicago. Ingresó en el ST en el 4-0 en el León Kolbowsky y fue titular en el 1-0 en Mataderos.  

El buen nivel demostrado le dio la chance de volver a Lanús. Y vaya casualidad le deparó la vida. Debutó en Primera División en Mendoza, su provincia natal. Sucedió el 6 de mayo de 2012, en la victoria (1-0) sobre Godoy Cruz. En aquel partido, el oriundo de San Rafael, compartió la zaga con Carlos Quintana y en ese equipo que dirigía Gabriel Schurrer jugaba César Carranza, quien convirtió el gol del triunfo.

Para la temporada 2012/13 volvió a ser cedido al Bohemio, que había descendido a la B Metro. En este segundo ciclo se transformó en una pieza fija al jugar 35 de los 42 partidos que disputó el equipo que dirigía Sergio Rondina, que llegó hasta la semifinal del Reducido. Sus compañeros de zaga fueron Juan Segovia, Hernán Lopes y Cristian Peláez. Además, aportó tres goles ante Flandria (2-2), Colegiales (2-1) y Almagro (2-1). 

Flandria le abrió las puertas para el torneo 2013/14. En Jáuregui debió cambiar el chip: de pelear torneos pasó a luchar por evitar el descenso. Valdez jugó 34 partidos, entre los que figuran ambos contra el Torito (0-1 en Mataderos y 0-0 en el Carlos V). En la última fecha logró mantener la categoría tras igualar (0-0) con Morón, como local, y así perjudicar a Defensores de Belgrano, que bajó a la Primera C.

El próximo destino fue Villa Dálmine, por pedido del Huevo Rondina, que lo había dirigido en Atlanta. El club de Campana logró un ascenso histórico a la B Nacional, al vencer a Tristán Suárez en la final. Matías fue uno de los baluartes del equipo y totalizó 19 encuentros de los 25. En 2015, siguió en el Violeta y marcó su importancia en la formación, al disputar 39 de las 42 jornadas del torneo de Segunda División. En ambas temporadas, tuvo de compañero de zaga a Rubén Zamponi.     

El lunes acordó la llegada a Chicago y firmó un contrato por 18 meses. Valdez reúne experiencia a los 24 años, al acumular 152 partidos disputados. Un refuerzo para una defensa que fue desarmada, que espera la continuidad de Rodrigo Espíndola y la llegada de un lateral derecho.  

-Autor: Fabián Rodríguez.
-Fotografía: Gentileza de El Viola.

Comentarios