UN REGRESO DE LOCOS

Alejandro Melo volvió a Mataderos, al igual que en 2014 fue cedido por San Lorenzo para que dispute el campeonato de la B Nacional. El delantero de 20 años, surgido de las Inferiores del Torito, es el décimo refuerzo para Andrés Guglielminpietro y hoy se sumó a las prácticas, con vistas al debut ante Almagro, el sábado 30.




La llegada de Pablo Guede a la dirección técnica del Ciclón le daba esperanzas. Volvía a reencontrarse con el entrenador que lo había hecho explotar en Nueva Chicago durante el torneo de la B Metropolitana 2014. Si bien tuvo ofertas de Almagro para disputar la B Nacional y prácticamente la cesión era un hecho, decidió quedarse en San Lorenzo. Y en el Torneo de Verano, disputado en Mar del Plata, acumuló minutos frente a Independiente y Huracán al ingresar en la segunda parte de ambos encuentros. Sin embargo, Alejandro Melo precisaba mayor rodaje y ante la llegada de Ezequiel Cerutti, vio postergadas sus chances. Por esa razón, aceptó el ofrecimiento del Torito para regresar por seis meses y jugar en la segunda categoría del fútbol argentino.

La trayectoria de Melo fue vertiginosa, a pesar de ser escueta. Realizó las Inferiores en Mataderos y a los 17 años René Kloker lo integró al banco de suplentes por primera vez, cuando Chicago perdió 3-0 con Ferro en Caballito, por la última fecha de la B Nacional 2012/13. En el inicio del torneo de la B Metro, Mario Finarolli lo hizo debutar como mediocampista ofensivo frente a Atlanta (1-1) como local. A partir de allí, se transformó en una pieza fija. Explotó con Pablo Guede, tuvo su bautismo en la red ante Deportivo Armenio (2-0) y jugó su mejor partido contra Platense (3-1), cuando convirtió un doblete. Llegó la vuelta olímpica en Munro, siendo una pieza fundamental, y también la venta a San Lorenzo: 375.000 dólares por el 80% del pase. Además, fue sparring de la Selección Argentina en el Mundial de Brasil. Seis meses tremendos para el Loco.

Una vez que regresó al país, se reincorporó a Chicago, bajo la tutela de Omar Labruna, para la B Nacional. En su primer encuentro, Melo le metió un gol a Guaraní Antonio Franco, en el triunfo (3-1) en Mataderos. A pesar de ello, perdió lugar en la consideración del técnico y completó nueve presencias, entre ellas fue titular ante Gimnasia, en Jujuy, en la última fecha de la fase regular. Integró el plantel que logró el ascenso a Primera y partió hacia San Lorenzo. El Patón Bauza decidió cederlo a Sarmiento de Junín, donde sólo jugó tres veces, acumuló 20' en cancha, al ingresar contra Gimnasia LP, Rosario Central y Estudiantes de La Plata. Su último partido fue el 3 de octubre ante el Pincha. El delantero necesita rodaje para demostrar las virtudes por las que un equipo grande lo adquirió.

-Autor: Fabián Rodríguez.
-Fotografía: Daiana Vitale.     

Comentarios