SIGUE EL GULY

Andrés Guglielminpietro continuará al frente del plantel de Nueva Chicago, luego de una reunión con la subcomisión de fútbol en la que mostró confianza para revertir la situación. Sin embargo, perdió el crédito de Sergio Ramos y Daniel Ferreiro, los directivos de mayor rango. El sábado, ante Brown de Adrogué en Mataderos, el entrenador se juega el puesto.


Los rostros de Sergio Ramos, presidente del club, y Daniel Ferreiro, vicepresidente primero, hablaban por sí solos en el vestuario visitante del estadio Islas Malvinas. La goleada recibida en el clásico ante All Boys, en Floresta, agotó las expectativas de Andrés Guglielminpietro. Cuando parecía que su etapa estaba cumplida, logró sostenerse en el cargo. Ayer a la tarde, en el reencuentro con el plantel profesional en el predio de Setia, recibió el apoyo de los futbolistas y luego mantuvo una reunión en el Polideportivo con Rodolfo Block, Martín Lamarca, Hernán Palmieri y Walter García -integrantes de la subcomisión de fútbol-. En ella aseguró que podrá revertir la situación y por esa razón estará al frente del Verdinegro en el duelo ante Brown de Adrogué, el sábado a partir de las 13.05 en Mataderos. 

Por el momento, el ciclo del Guly cuenta de nueve partidos, donde cosechó 12 puntos, producto de tres victorias, tres empates y tres caídas. Tras la humillación futbolística del sábado frente a All Boys, el técnico está obligado a torcer el rumbo para permanecer en el puesto. El gran interrogante emerge ante la situación, ¿cambiará la estrategia? ¿apostará a los jugadores del club? Las respuestas las tendremos dentro de cuatro días, en un partido trascendental contra Brown de Adrogué, equipo ascendido de la B Metropolitana que viene de golear 4-0 a Instituto como local.    

-Fotografía: Daiana Vitale.

Comentarios