LLENO DE MAGIA

Christian Gómez jugó su primer partido como titular luego de la lesión ligamentaria en su rodilla derecha, sufrida en febrero de 2015. El 10 mostró destellos de su repertorio, a pesar de los límites del físico a los 41 años. Hay capitán para rato.



Aquel grito de gloria, en la cancha de Instituto -vaya paradoja- había sido su último partido en el 11 inicial de Chicago. Desde el 19 de diciembre de 2014 pasaron 467 días para que Christian Gustavo Gómez jugara desde el pitazo inicial. Atrás quedó la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, los escasos minutos en Primera (ingresó en tres partidos) y en este torneo (llevaba cuatro participaciones). El 10 ingresó primero al campo de juego, con el brazalete de capitán en su brazo izquierdo y demostró que el paso del tiempo no altera la calidad del futbolista.    

Una asistencia, una pared vistosa con Federico Fattori -quien sintoniza la misma frecuencia de juego-, y unos cuantos toques sutiles para evidenciar la técnica depurada que nace en su pie derecho y, a la vez, la inteligencia para jugar. Es cierto que el pique corto no es tan explosivo como en otras épocas, que hace tiempo se recostó por la zona izquierda del ataque para desnivelar hacia el centro del campo, también que en el presente derivó el puesto de enganche a Nicolás Giménez, como ayer lo había hecho con David Barbona. Gomito está para el pase final, el decisivo, el más difícil. Y lo hace con una simpleza compleja de imitar. El sábado fue Claudio Guerra el afortunado delantero que recibió sus frutos, antes lo fueron Matos, Mendoza, Montenegro, Acosta, Carboni, Jesús, el Topo Gómez, Mandra, Guede y Gonzalito, sólo por mencionar una amplia lista de favorecidos por el eterno benefactor.

Con pinceladas demostró ser diferente y, en especial, estar vigente. A pesar de las limitaciones físicas, de los dolores en su rodilla, de haber fallado una situación factible de gol, de no recibir muchos pases de sus compañeros. Chicago perdió con Brown de Adrogué, se despidió de la lucha por el torneo y renunció Andrés Guglielminpietro. Sin embargo, recibió una gran noticia: volvió el futbolista más determinante de su historia y aún conserva mucha magia para desplegar en Mataderos.

Autor: Fabián Rodríguez.
Fotografía: Daiana Vitale.    

Comentarios