EL EJE DEL BIEN

Federico Fattori fue el patrón del partido y llevó a Chicago a la victoria sobre Ferro, en Caballito, a través de los goles de Melo y Aranda, quien convirtió su primer tanto en Primera. El Torito demostró fortaleza anímica, tras el asesinato de Espíndola, y sumó tres puntos importantes para finalizar en los primeros puestos del campeonato.



Cuando la inspiración se adueña de él, muestra una calidad superior para la categoría. Federico Fattori distribuye el balón con criterio, abastece a sus compañeros y permite el progreso del nivel colectivo. Chicago juega a su ritmo, marca los tiempos desde el centro de la cancha. En San Luis, en la derrota ante Juventud Unida Universitario, las imprecisiones lo llevaron a perder las riendas del juego, el equipo se desdibujó y culminó con una derrota previsible. Sin embargo, en la noche de Caballito recuperó ese toque de distinción que lo llevó a Primera División. Manejó el partido y regaló una asistencia exacta a las espaldas de Vera e Incorvaia, los centrales de Ferro, para que Aranda convirtiera el 2-0. El mediocampista central es el eje del bien verdinegro. Si está encendido, difícilmente el Torito pierda puntos.

El desafío colectivo se basaba en la fortaleza anímica, tras soportar la pérdida de Rodrigo Espíndola. Los jugadores de Chicago respondieron favorablemente ante un Ferro que se mostró desorientado -una vez consumada la derrota renunció Walter Perazzo-, pero que cuenta con buenos valores individuales como Guillermo Vernetti, José Vizcarra y el joven Martín Ojeda, autor de tres tantos. La línea de juego verdinegra mantuvo el orden, como primer mandamiento. Esta vez no le sancionaron una falta en el área del Oso Sánchez sobre Vizcarra, que hubiese sido el noveno en el campeonato. Y cuando pudo generó riesgo, sacó provecho de la pelota parada con un centro que capitalizó Monteagudo y que luego Melo convirtió.

A pesar de las salidas de Brito y Gomito por inconvenientes físicos, el partido siguió bajo control del Torito, liderado por Fattori. El ingreso de Matías Vera le otorgó mayor equilibrio en el mediocampo y Aranda mostró su voracidad ofensiva. Luego de un excelente pase gol del Pelado, el delantero santiagueño conviritió su primer gol en Primera para estirar la ventaja a dos. Chicago consiguió una victoria vital para alcanzar -o superar- los 30 puntos y, en especial, para dedicárselo al Rulo Espíndola.

-Fotografía: Télam.

Comentarios