CALA HONDO

La derrota ante Los Andes, la tercera consecutiva en el final del torneo, fue la consecuencia de los problemas que atravesó el plantel en las últimas semanas: el crimen de Rodrigo Espíndola, sueldos adeudados, desorganización en los viajes y en las condiciones de entrenamiento, la licencia médica de Alejandro Nania y muchos lesionados que provocaron un bajón en el rendimiento colectivo. Si bien el Torito cumplió el objetivo de sumar 30 puntos, se cayó en el cierre y se ubicó séptimo.


El semblante de los jugadores hablaba por sí solo. La caída ante Los Andes, la tercera en serie (antes había perdido con Boca Unidos en Corrientes y Crucero del Norte en Misiones), se sumó a la problemática que afrontan afuera de la cancha. Por ello, en esos instantes finales donde los jugadores se retiraban rumbo al vestuario, quedó expuesta la imagen de un conjunto golpeado anímicamente por las diferentes circunstancias que atravesó a lo largo del semestre: el asesinato de Rodrigo Espíndola, las deudas abultadas -en algunos casos llegan a siete meses- y las paupérrimas condiciones de trabajo diario. Hechos que se sumaron a las continuas lesiones de los futbolistas de experiencia -Cáceres, Valdez y Guerra-, la urgencia en el debut de las jóvenes promesas de la cantera -González, Paschetta, Monteagudo y Aranda como los máximos exponentes- y la licencia médica de Alejandro Nania que genera un interrogante sobre su futuro en el club. Diferentes cuestiones que incidieron en la merma de rendimiento de un equipo que cumplió una aceptable tarea en el campeonato (finalizó séptimo con 30 puntos), aunque la sensación es que la cosecha podría haber sido superior. 

Chicago comenzó el partido con voracidad. En apenas cuatro minutos, Melo y Giménez probaron de media distancia, pero se encontraron con las sólidas respuestas de Gagliardo, arquero del Milrayitas. Sin embargo, esa intención ofensiva se notó resquebrajada por las falencias en el sistema defensivo. Los desacoples dejaron expuesto al dueño de casa y en el minuto 10, llegó el gol visitante. González demoró un rechazo, al igual que ante Crucero, y perdió la posesión ante la presión de Martínez, la pelota derivó en Linas, quien remató y un desvío en Paschetta produjo el festejo milrayita. Un hecho producto de errores habituales en jóvenes que suman sus primeros minutos en Primera División. Ambos centrales, en especial el primero, cuentan con un potencial muy interesante, pero ante la urgencia por la ausencia de los titulares (Valdez, Cáceres y el fallecido Espíndola) quedaron expuestos, se apuró el proceso de asentamiento al fútbol profesional.

El encuentro se tornó de ida y vuelta. Los Andes contó con dos oportunidades factibles de gol que anuló el Oso Sánchez, que tuvo una actuación muy destacada. Primero tapó un toque sutil de Linas, a los 17' tras un taco de Ramírez, y seis minutos después le ganó un cara a cara a Salinas, luego de otro pase del 10 visitante. Y entre ambas chances, Linas había reventado el travesaño. Mientras tanto, el Torito intentaba con los desbordes de Melo por derecha más los tiros de Giménez y Fattori desde afuera del área. El "Pelado" fue el dueño de la distribución y el que mejor entendió el desarrollo del encuentro, aunque no encontró cómplices para romper la defensa rival.

Luis García, ayudante de campo de Nania que asumió el rol de conductor en los últimos dos partidos, decidió reemplazar a Gonzalo García por Palmieri, quien ocupó el lateral derecho y Vivas pasó a la izquierda, a pesar de su perfil invertido. A los 80 segundos, Melo sacó un zurdazo cruzado que Gagliardo envió al córner. Otra vez se repetía la historia. Un ratito después, Vivas probó de zurda y el balón pasó cerca del ángulo derecho. Fueron momentos donde Chicago acorraló a Los Andes, pero su arquero respondió ante otro intento de Giménez en el minuto 23, cuando ya había entrado Rizzo por Juárez para tener mayor es opciones en el ataque y aprovechar el ancho de la cancha. El delantero oriundo de Necochea también intentó de media distancia y su disparo raspó el travesaño. Diferentes llegadas que no pudieron evitar una derrota que no se ajustó al desarrollo del partido. 

-Autor: Fabián Rodríguez.
-Fotografía: Daiana Vitale.

Comentarios