LA ESPERA DESESPERA

El plantel aguarda la cancelación de los salarios atrasados, que en algunos casos llega a siete meses más dos aguinaldos. Por esa razón, hubo una protesta a través de una bandera antes de enfrentar a Los Andes y la exposición mediática del problema. Los hinchas apoyaron la medida y cantaron contra la directiva, que pretende transferir a un futbolista -sería Nicolás Giménez- para saldar las deudas. 


En noviembre del año pasado, Chicago luchaba por mantenerse en Primera División. Se encontraba en la recta final del campeonato, cuando al mismo tiempo los jugadores informaban que la directiva les debía cuatro meses y un medio aguinaldo. El descenso no pudo ser evitado y existió una emigración de 22 futbolistas más el cuerpo técnico que encabezaba Rubén Forestello. Sólo se quedaron Christian Gómez, Alejandro Sánchez, Rodrigo Espíndola, Lucas Baldunciel más las jóvenes promesas que jugaron en la máxima categoría (Nicolás Giménez, Gonzalo Vivas, Matías Vera) y los chicos de la cantera. A los jugadores que se desvincularon o que terminaron sus contratos se les prometió abonar la deuda a través de cuotas, que en algunos casos llegan hasta 10 por intermedio de Futbolistas Argentinos Agremiados, pero el resto tuvo que esperar...

Para afrontar la B Nacional, la directiva anunció una política de reducción de gastos: "1.316.500 pesos", ese fue el presupuesto mensual destinado al plantel profesional, el cuerpo técnico que lideró Andrés Guglielminpietro y los auxiliares para este semestre. "Chicago firma lo que puede pagar", fue la frase más reiterada en el club, que tuvo uno de los montos más bajos de la categoría. Para reforzar el equipo llegó una decena de jugadores: Carlos Marques Semeao, Alan Schönfeld, Matías Valdez, Gonzalo García, Axel Juárez, Federico Fattori, Mauro Gamarra, Alejandro Melo, Claudio Guerra y Maxi Brito. Con el transcurso del campeonato, se abonaron los sueldos hasta febrero, pero ante la ausencia del flujo de dinero por los inconvenientes en la AFA más las obligaciones a pagar, hicieron que nuevamente comience a acumularse deudas. Desde Viamonte 1366 deberían llegar a Mataderos $ 780.000 cada mes en concepto de derechos de televisación. El resto de los ingresos depende del pago de cuotas sociales, el pago de actividades y un porcentaje de las entradas y plateas vendidas.

Los jugadores del Torito se cansaron de aguardar la cancelación de sueldos atrasados y decidieron realizar una protesta pública, luego de intentar llegar a un acuerdo en reuniones con la directiva. Por esa razón, los referentes del plantel decidieron exponer el tema. "No tenemos ni para ir a entrenar", explicó el Oso Sánchez en Sólo Ascenso. En el mismo medio, Gomito se manifestó el viernes pasado: "Todavía no tuvimos respuestas". El sábado ante Los Andes, al ingresar al campo de juego, todo el plantel protestó a través de una bandera: "Dirigentes necesitamos cobrar". La gente apoyó la medida, cantó contra la directiva y exigió el pago de los sueldos. Es que hay jugadores que no cuentan con apoyo económico de su familia y se encuentran en una situación desesperante.

Daniel Ferreiro, vicepresidente primero del club, detalló en su cuenta de Twitter que la solución llegará con la transferencia de un jugador. Esa venta sería la de Nicolás Giménez, el enganche de 20 años que fue el goleador del equipo con ocho goles en el torneo. Si bien se había difundido una versión sobre la chance de pasar a Basilea de Suiza, actualmente el interés principal es del Grupo Pachuca, que gerencia a varios equipos en tierra azteca y hace lo propio con Talleres de Córdoba, campeón de la B Nacional. “No es justo que tenga la presión en sus espaldas con 20 años, que de su venta dependa si sus compañeros coman o no”, señaló Federico Fattori en el programa Atracción Verdinegra. Por lo pronto, en las últimas horas hubo una reunión de la CD en busca de una solución a este gran inconveniente para los integrantes del plantel y por la salud financiera del club a futuro.

Fotografía: Daiana Vitale.

Comentarios