DEUDA INTERIOR

Nueva Chicago acumula cinco derrotas consecutivas al jugar afuera de la provincia de Buenos Aires y seis encuentros sin victorias. El último partido que ganó fue en Primera División, hace más de un año, en Misiones ante Crucero del Norte, el rival de mañana en el inicio de la temporada de la B Nacional. ¿Podrá cortar la racha?



Fue el déficit principal en el semestre pasado. En los seis enfrentamientos que el Torito disputó en el Interior del país, no pudo conseguir un triunfo, apenas sumó un punto de 18 posibles (un empate y cinco derrotas). De esta manera, el equipo se vio impedido de escalar en la tabla de posiciones, en la que finalizó séptimo, con una performance aceptable ante la diversidad de inconvenientes que se presentaron: el asesinato de Rodrígo Espíndola, lesiones múltiples, deudas salariales, malas condiciones de entrenamiento y los cambios de entrenador sumado a la licencia médica de Alejandro Nania.  

El periplo verdinegro comenzó en Paraná, por la tercera fecha, ante Atlético. El 14 de febrero, bajo un calor asfixiante, Chicago visitó por primera vez el estadio Pedro Mutio. Se puso en ventaja a través del gol de Matías Valdez, pero no supo conservar la ventaja y Lisandro Alzugaray estampó el empate. Luego, Luis Lobo Medina expulsó a Alan Schonfeld. Las tarjetas rojas, al igual que la ausencia de triunfos, fueron una constante en los partidos disputados en el Interior.

Dos semanas después, el Torito viajó hacia San Luis para jugar ante Sportivo Estudiantes, rival al que no enfrentaba desde el Zonal Sureste de 1990, cuando le ganó 3-0 con dos tantos de Irala Saravia y otro de Víctor Rogelio Ramos. Sin embargo, en esta ocasión no pudo repetir el éxito. En un partido parejo, con momentos favorables, sufrió la derrota a través de un penal convertido por Roberto Aldana Moreira. Nuevamente, el equipo que dirigía Andrés Guglielminpietro terminó con menos jugadores que el rival, luego que Carlos Córdoba expulsara a Rodrigo Espíndola y Alejandro Melo.

El 23 de abril, Chicago se presentó en Gualeguaychú, la ciudad de Juventud Unida, rival al que nunca se había cruzado. Llegaba con dos victorias consecutivas, ante Chacarita (1-0) y Guillermo Brown de Puerto Madryn (1-0), bajo la conducción de Nania, quien reemplazó al "Guly". En un trámite de ida y vuelta, terminó con otra caída. En parte, porque el equipo no pudo concretar las situaciones factibles de gol y también por los errores de la terna arbitral. Gonzalo López Aldazábal le anuló un gol lícito a Christian Gómez, a instancias del asistente Mariano Cichetto y luego sancionó un penal inexistente en favor del local, que después Lenci transformó el 2-1 final.

El Torito se recuperó del tropezón con una victoria ante Villa Dálmine, en Mataderos, por 6-4. A la semana siguiente, debió trasladarse a San Luis para jugar ante Juventud Unida Universitario, que se encontraba último en los promedios. El Verdinegro se puso en ventaja con un cabezazo espectacular de Gomito, pero otra vez demostró la falta de experiencia de muchos de sus juveniles (faltaron titulares por lesiones) y el bajo nivel de los experimentados. Ante esa realidad, el conjunto puntano revirtió el resultado con goles de Juan Tejera y Marcelo Cardozo, refuerzo para esta temporada. 

Tres triunfos en serie ante Ferro, Instituto y Central Córdoba (SdE) provocaron que Chicago alcanzara los 30 puntos. Pero el cierre de la campaña no fue el esperado. Primero viajó a Corrientes para el duelo con Boca Unidos y después a Misiones, a enfrentarse con Crucero del Norte. En ambos encuentros, se mostró frágil defensivamente, aunque dejó la sensación de que se podía haber llevado algún punto. Las derrotas fueron duras (1-2 y 0-1, respectivamente) y reflejaron los padecimientos de un plantel golpeado por los factores mencionados en el principio de esta nota. Para colmo, el encuentro con el "Colectivero" fue postergado en dos ocasiones y complicó la organización verdinegra.

La falta de resultados favorables en el Interior acompaña a Chicago hace bastante. De los últimos 16 encuentros disputados sólo ganó cuatro, tres de ellos en el torneo Transición 2014 en el que consiguió el ascenso a Primera División. La última victoria la logró el 23 de agosto de 2015, cuando superó 1-0 a Crucero del Norte en Garupá con un gol de Alejandro Gagliardi. Casualmente, mañana arrancará el recorrido de esta temporada de la B Nacional ante el mismo rival. ¿Conseguirá cortar la racha?

-Fotografía: Club Crucero del Norte.

Comentarios