SIN MUNICIONES

Claudio Guerra se desvinculó el martes del Torito para incorporarse a Independiente Rivadavia, pero hoy no pasó la revisión médica en Mendoza y por el momento no tiene club. El plantel del Torito acumula cinco bajas: Giménez (venta), Antar (libre), García, Gamarra y el delantero santafesino. 


El 16 de abril, en la victoria (1-0) ante Guillermo Brown de Puerto Madryn, fue el último partido que jugó en el club. La estadía de Claudio Guerra en Chicago se resume a ocho presencias y dos goles convertidos durante las 21 fechas del torneo. Los sucesivos inconvenientes físicos lo marginaron y apenas acumuló 461 minutos en cancha. Nunca logró completar un partido: seis veces fue titular -en todas lo reemplazaron- y en un par de ocasiones ingresó desde el banco. Estos números reflejan una producción muy lejana a la esperada cuando se incorporó en el verano. La última lesión en un tobillo lo marginó y provocó que no fuera tenido en cuenta para la presente temporada de la B Nacional.

A los 32 años, el delantero santafesino demostró madurez. Se preparó intensamente en el receso para volver a las canchas y, a la vez, intentaba llegar a un acuerdo con la directiva para rescindir el contrato que lo unía con el Torito hasta junio de 2018. El martes se firmó la desvinculación, que le permitía sumarse a Independiente Rivadavia, club al que le hizo su primer tanto con la camiseta verdinegra. Sin embargo, hoy no pasó la revisión médica realizada en Mendoza. De esta manera, Guerra deberá recuperarse y buscar una nueva posibilidad.

Con la partida del punta, el plantel profesional suma cinco bajas en este receso: Nicolás Giménez (transferido a Talleres de Córdoba), Manuel Antar (libertad de acción por falta de pago), Gonzalo García y Mauro Gamarra, ambos rescindieron los vínculos ya que no eran tenidos en cuenta. El único futbolista que aún no resolvió la salida del club es Alan Schonfeld, quien tampoco está en los planes de Damián Timpani.   

-Autor: Fabián Rodríguez.
-Fotografía: Daiana Vitale.

Comentarios