"UNA RESPONSABILIDAD DOBLE"

Nicolás Sainz regresó a Mataderos, luego de seis meses en Gimnasia de Mendoza y un paso fallido por Quilmes. En el inicio del segundo ciclo en el club, dialogó con este medio y demostró que nunca deja de soñar. “Chicago está para pelearle el ascenso de igual a igual a cualquiera”, aseguró el defensor de 27 años que en 2014 logró el título de la B Metropolitana y la vuelta a Primera.


Y un día volvió. Quizá fue más próximo de lo que pensó, pero la realidad es que Nicolás Sainz está de vuelta en Nueva Chicago y se mostró feliz de que así sea. En un mano a mano con Expediente Chicago, el defensor habló sobre su regreso, el conocimiento con Damián Timpani, la apuesta por los juveniles y lo que proyecta para esta temporada.

“Estoy muy contento. Es un desafío y una responsabilidad doble volver al club”, dijo el defensor surgido de Racing que a fines de 2015, luego del descenso a la B Nacional, partió a Gimnasia y Esgrima de Mendoza del Federal A. Al no cumplir con los objetivos plasmados, recaló en Quilmes, pero el destino quiso que su futuro sea en el Torito. Jugar en Primera desde el Federal A era un gran salto para él, pero el comienzo de una nueva administración en el Cervecera más la salida de Marcelo Broggi como entrenador lo dejaron a la deriva. Y así lo explicó: “Hubo cambio de presidente y de técnico. El que agarró (Alfredo Grelak) no me iba a tener en sus planes, así que cuando salió lo de Chicago no hubo mucho que pensar”.

Justamente, en el conjunto de Mataderos está bajo el mando de Damián Timpani, un viejo conocido y con el que supo lucirse por la banda izquierda cuando él hoy entrenador era ayudante de campo de Pablo Guede. “Ya nos conocemos y sabe lo que puedo aportar de central o lateral”, destacó. “La idea es acoplarme lo más rápido posible y agarrar los conceptos porque si bien tienen un mismo estilo, son técnicos con ideas distintas”, remarcó Sainz y diferenció al ex jugador de Xerez, Murcia y Elche de España del director técnico de Colo Colo de Chile. Y ya tuvo sus primeros minutos en el amistoso con Flandria de este viernes cuando jugó un rato para los titulares y luego lo hizo en el duelo de los conjuntos alternativos.


El jugador de 27 años admitió que llegó para ayudar a solucionar las falencias que se vieron en la última línea del Torito en la eliminación de la Copa Argentina ante Santamarina. Ese día jugaron muchos chicos surgidos de la cantera y el cuerpo técnico decidió reforzarla con gente de experiencia: “Fue el primer partido de una nueva etapa. Suele suceder que haya errores, imprecisiones. Lo importante es ajustarlas y llegar lo más óptimo al campeonato”. Y agregó: “Trataré de corregir el margen de error para poder estar dentro del equipo y rendirle que es lo más importante, que nos vaya bien a todos”. Además, añadió que puede aportarle a los juveniles con su trayectoria: “Viví cosas buenas como malas. Ascensos, descensos, y eso ayuda a poder dar una palabra sobre cómo encarar un partido, un nuevo campeonato que es la etapa que estamos nosotros”.

Por último, Sainz se refirió a las metas fijadas y sobre ellas, planteó: “Al igual que todos los equipos, el único objetivo es el ascenso a Primera División, y nosotros no somos la excepción”. Y, con mucha confianza para su nueva etapa, señaló: “Chicago está para pelearle el ascenso de igual a igual a cualquiera”. Y es consciente de las realidades económicas y organizativas que atraviesa nuestro fútbol: “Sabemos que es un campeonato duro, difícil, donde se pone en juego más cosas que lo futbolístico. Por eso, es importante tener una base institucional que respalde a los jugadores en cuanto a viajes y comodidades para luego poder rendir”. 

-Autor: Federico Meza.
-Fotografía: Daiana Vitale.

Comentarios