VOLV10 LA ALEGRIA VIEJA

En el regreso a la titularidad y con 42 años recién cumplidos, Gomito metió dos golazos para allanar el camino a la victoria ante Santamarina, que luego fue ampliada con una gran definición de Melo. Chicago fue muy superior a su rival, demostró un buen nivel colectivo en ataque y se quedó con los tres puntos para la tranquilidad de Damián Timpani. 


El dueño de la felicidad de nuestras calles. El ídolo del barrio, el emblema del club, el que mejor nos representa y el que logró trascender la camiseta para ser admirado por los amantes del fútbol. Y no sólo en estas tierras. Resulta complejo resumir en pocas líneas lo que significa Christian Gómez, en especial para el hincha de Chicago. Quizá la mejor manera es recordar esa vibración que se repitió simultáneamente en la garganta, el pecho y el corazón durante el grito de sus goles. O la reacción que provoca su talento. Esa alegría única que se repite hace años y que quisiéramos que fuera eterna. Porque eso generan los ídolos. Son esos hombres que siempre resuelven las cuestiones más complejas, que nos sorprenden con sus acciones, aunque en nuestro interior esperamos otra de sus maravillas porque nos (mal)acostumbró a ellas. Pero el tipo tiene 42 años, un posible padre para muchos de sus compañeros. Y si lo fuera, le está dejando los mejores consejos. En esos 42 años, su cuerpo encierra un alma joven, rebelde, con mentalidad ganadora y la necesidad de disfrutar de la pelota, como cuando era un niño. Por eso, rompe la lógica del tiempo y la resistencia de las defensas. Y nos quiebra. Eso hace. Nos llena de emoción, nos eriza la piel y nos hace sentir vivos. Volv10 la alegría vieja y somos privilegiados de vivirla y sentirla.

Gomito solucionó con su pegada el problema que Chicago tiene con la red. Hasta su golazo, la superioridad sobre Santamarina no se había reflejado en el marcador por la falla del pibe Aranda en las definiciones. El Torito, enfurecido y urgido de victorias, acorraló al rival a través de una propuesta ambiciosa: 4-2-4, con un doble nueve abastecido por las bandas a través de Melo y Gómez, más la distribución de Vera y Fattori desde el mediocampo, y las subidas incisivas de Vivas y Cardozo. Timpani acertó en el reacomodo de las piezas tras la ausencia de Marcos Aguirre -sufrió un desgarro- y el equipo respondió con un juego ofensivo interesante y vistoso. Pero los minutos pasaban y el cero a cero no se movía. Y tuvo que aparecer él. Con un tiro libre precioso abrió el camino y demostró su vigencia. También le indicó al hincha que confíe en el potencial del equipo y calló las voces destructivas e impacientes Así, el Verdinegro comenzó a conseguir un triunfo vital y soportó algún susto por un cabezazo en el palo de Castro y por la fragilidad defensiva que sigue acechando, Por eso, antes de ser sustituido, el 10 aseguró el resultado con otra obra de colección para ratificar que es un especialista en golazos y que en los últimos años nadie fue tan determinante para generar las alegrías del pueblo verdinegro.

-Imagen celular: Daiana Vitale.

Comentarios